El poder de la interconexión virtual: cómo las redes sociales moldean nuestro cerebro

Las redes sociales pueden ser una herramienta poderosa para enriquecer nuestras vidas, pero también pueden llevar a la adicción.

Claudia Cedeno

El poder de la interconexión virtual: cómo las redes sociales moldean nuestro cerebro
Imagen de © Depositphotos.

En la era digital actual, nuestras vidas están intrincadamente tejidas con las redes sociales. Desde desplazarnos por nuestro “feed” en busca de las últimas noticias hasta compartir momentos especiales con amigos y familiares, estas plataformas se han convertido en una parte integral de nuestra rutina diaria. Pero ¿alguna vez te has preguntado qué ocurre en tu cerebro cuando te sumerges en el mundo de las redes sociales?

El placer de los "me gusta" y las notificaciones: la ciencia detrás de la adicción

Es posible que hayas experimentado la emoción de recibir un "me gusta" en tu publicación o una notificación que te hace sentir especial. Pero ¿sabías que esto está relacionado con la dopamina, una sustancia química en el cerebro asociada con el placer y la recompensa? La dopamina, se libera y se esparce por tu cerebro, provocando una cascada de emociones placenteras.

Es este despliegue de dopamina lo que genera esa sensación de gratificación, esa certeza de que has logrado una pequeña victoria en el vasto mundo cibernético.

En esencia, este proceso crea una experiencia emocional que va más allá de una simple notificación en tu teléfono.

La dopamina, actuando como una especie de guía emocional, nos hace sentir bien, recompensando nuestras interacciones virtuales con una sensación de satisfacción.

Esta sensación, a su vez, nos impulsa a buscar más, a deslizarnos por la pantalla en busca de la próxima ráfaga de emoción y validación.

En esencia, la dopamina establece un círculo virtuoso, donde cada interacción gratificante alimenta el deseo de más, creando así una danza constante entre nuestra búsqueda de validación y la respuesta química de nuestro cerebro.

Leer:  Neutralidad corporal: un camino hacia la autoaceptación y la confianza

El cerebro en modo de adicción: el papel del córtex prefrontal

Adentrándonos en las profundidades de la interacción entre nuestro cerebro y las redes sociales, nos encontramos con un protagonista clave en esta trama neuronal: el córtex prefrontal. Situada en la parte frontal de nuestro cerebro, esta región ejerce una influencia significativa en cómo tomamos decisiones, controlamos nuestros impulsos y regulamos nuestras acciones.

Sin embargo, cuando las redes sociales se apoderan de nuestra atención y se convierten en un elemento adictivo en nuestras vidas, el córtex prefrontal parece experimentar un cambio en su dinámica.

Investigaciones recientes revelan que la actividad en esta región vital podría disminuir en individuos que han caído en los brazos de la adicción digital.  Este fenómeno tiene ramificaciones intrigantes que abarcan desde la toma de decisiones hasta el control de nuestros impulsos en línea.

En esencia, cuando nuestra relación con las redes sociales cruza la línea hacia la adicción, el córtex prefrontal podría desempeñar un papel crucial en cómo nos comportamos en el mundo virtual.

La reducción de su actividad podría traducirse en una disminución de nuestra capacidad para ejercer un juicio ponderado y para tomar decisiones racionales. La impulsividad podría encontrar terreno fértil para florecer, ya que la autorregulación comprometida se convierte en una característica distintiva.

En lugar de considerar detenidamente las consecuencias de nuestras acciones en línea, podríamos estar más inclinados a actuar de manera impulsiva, cediendo a los deseos momentáneos generados por la necesidad constante de validación y gratificación digital.

El ciclo de la adicción: más allá de la pantalla

La naturaleza adictiva de las redes sociales a menudo se basa en un ciclo repetitivo. Cuando recibes un "me gusta" o una notificación, tu cerebro experimenta un aumento de dopamina que te hace sentir bien.

Leer:  Los beneficios del yoga para la salud física y mental

Esto refuerza tu comportamiento y te impulsa a buscar más interacciones. Sin embargo, con el tiempo, tu cerebro puede volverse menos sensible a la dopamina, lo que significa que necesitas más interacciones para sentir la misma satisfacción. Esto puede llevar a una espiral de búsqueda constante de validación en línea.

El impacto en la plasticidad cerebral

Además de los patrones de adicción, las redes sociales también pueden moldear la plasticidad cerebral.

Esto significa que tu cerebro se adapta y cambia en función de tus experiencias. Cuando pasas mucho tiempo en las redes sociales, estás fortaleciendo los circuitos cerebrales asociados con la navegación en línea y las interacciones virtuales.

Esto puede influir en cómo procesas la información y cómo te relacionas con el mundo fuera de la pantalla.

Equilibrando la conexión virtual

Si bien las redes sociales ofrecen una forma única de conectarnos con otros y expresarnos, es importante encontrar un equilibrio saludable.

Con la comprensión de cómo afectan nuestro cerebro, podemos ser más conscientes de cuánto tiempo pasamos en línea y cómo nos afecta emocionalmente.

Al establecer límites y tomarnos el tiempo para desconectarnos, podemos aprovechar los beneficios de las redes sociales sin caer en los patrones adictivos que pueden afectar nuestro bienestar mental.

En última instancia, las redes sociales son una herramienta poderosa que puede enriquecer nuestras vidas, pero es crucial recordar que también es importante cuidar de nuestro bienestar cerebral en el proceso.

Fuentes y recursos de información

Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información, para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

  • Bernacer, J., Murillo, J. I., & Lombo, J. A. (2015). Habits: Plasticity, learning and freedom. Frontiers Media SA.
  • Hellman, M. et al. (2022). Addiction and the Brain: Knowledge, Beliefs and Ethical Considerations from a Social Perspective. Palgrave Macmillan. doi: 10.1007/978-981-19-0946-7
  • Macit, H. B. , Macit, G. & Güngör, O. (2018). A research on social media addiction and dopamine driven feedback. Mehmet Akif Ersoy Üniversitesi İktisadi ve İdari Bilimler Fakültesi Dergisi , 5 (3) , 882-897 . doi: 10.30798/makuiibf.435845
  • Sharma B, Kumar P and Sharma P (2020).  Smartphone is it “behaviour addiction or substance abuse disorder”: a review to find chemistry behind. Int J Pharm Sci & Res 2021; 12(1): 1000-08. doi: 10.13040/IJPSR.0975-8232.12(1).57-64
El poder de la interconexión virtual: cómo las redes sociales moldean nuestro cerebro

Claudia Cedeno Nadal, M.S., BCaBA, se encuentra enfocada en un doctorado en psicología clínica en una universidad acreditada por la Asociación Americana de Psicología (APA), Albizu University localizada en Miami Florida. La pasión de Claudia por la psicología abarca todos sus aspectos, con un enfoque particular en la psicología infantil y adolescente, así como en la psicología clínica general. Su deseo de servir a la comunidad a través de la práctica clínica le ha llevado a desarrollar un profundo interés en comprender las necesidades y desafíos únicos que enfrentan los niños y adolescentes, así como aquellos que pertenecen a otros grupos de edad y circunstancias.

Leer:  Dejar ir para avanzar