Última modificación:

En 1973 Farrokh Bulsara se transforma en Freddie Mercury y da un salto épico. Las cosas cambiarían inexorablemente para él y todos los que lo sintonizaron.

La actualidad de Mercury, su vigencia hasta la fecha: venta de discos, permanencia radial, estrenos de films, hits icónicos; muestra que supo capturar magistralmente cuestiones escenciales de la vida ánimica de las personas. Mercury compone duelos  que hacen nacer  subjetividades.

Cuando Mercury compone un duelo, cuando asienta lo que se perdió en lo perdido, sitúa como referencia ineludible a su madre, Jer Bulsara. en esa dirección vamos a localizar tres referencias mercurianas para hablar de ese asunto, es decir, de cómo subjetivar una pérdida.

Madre Mercury

La primera referencia corresponde al cambio de nombre. De Farrouk Bulsara a Freddie Mercury. A los 7 años de edad, mientras era pupilo en el colegio “St. Peter”, Farrouk tomó el sobrenombre de Freddie. Años despúes, cuando preparaba canciones para el primer disco de Queen, se haría llamar con el apellido Mercury.

Según lo que recuerda Brian May:- “Freddie había compuesto una canción titulada “My Fairy King” (1) (Mi Rey de hadas) y en ella hay un verso que dice: “Oh Madre Mercury / mira lo que me han hecho / no puedo correr, no puedo esconderme”. A partir de allí fue cuando Freddie dijo: “Voy a convertirme en Mercury, ya que la madre que aparece en esta canción es mi madre”. Y nosotros le dijimos algo del tipo “¿Estás chalado?” (2) -.

El párrafo completo de la canción dice: “Alguien, alguien ha vaciado el color de mis alas/ ha roto mi anillo mágico/ y avergonzado el rey en todo su orgullo/ ha cambiado los vientos y las mareas/ Madre Mercury, Mercury/ Mira lo que ellos me hicieron/ No puedo huir, no puedo esconderme”.

May añade: – “Cambiar de nombre formaba parte del proceso por el que se fue metiendo en una piel diferente. El joven Bulsara seguía ahí, pero para el público, Freddie iba a ser una especie de Dios” (3) -. May supone la transformación de Freddie como un alzamiento que suprime, conserva y supera la forma   anterior, como la aufhebung hegeliana. 

El apellido paterno, “Bulsara” queda desvanecido y toma el apellido Mercury, que identifica alusivamente a la madre. De esa manera, se va configurando un rasgo esencial como soporte para salir a la escena. Quizás esta identificación sea la condición bajo la cual resigna sus objetos primordiales. Es decir, el proceso por el cual se abdica a lo que uno es para las personas que ha perdido.

 Si la identificación secundaria es una identificación a lo leído, si es como señala Alejandro Ariel “Lo que del lenguaje deja al objeto como perdido en los significantes que lo vehiculizan” (4), Mercury la realiza a la letra. Eso le basta para salir de su casa, inaugurar las giras y comenzar a ser la “madre” de su obra. ¿Para qué le es necesario “Mercury” a Mercury? Para no reclamar con urgencia la presencia de lo que ya no está. Es una transformación en todo sentido, ya que si no se hubiera llamado Freddie Mercury ¿Hubiera sido Freddie Mercury? Recordemos que el cambio de apellido también llega a lo religioso y político, dado que la familia practicaba la religión zoroástrica y estaban orgullosos de su ascendencia parsi.

El nombre Mercury también conlleva el descenso de la sombra (madre) del objeto sobre el yo (a eso Freud le llama Melancolía). Es el lado melancólico de Freddie expresado en temas como “My melancholy blues” (1977) e “It a hard“ (1984); lado que muestra la imperfección del trabajo de duelo como obstáculo a la resignación libidinal y la concomitante producción de identificaciones al falo (de la madre), “The Golden boy” (el niño de oro), “The great pretender”(el gran simulador), “Mr Bad Guy” (señor malo). Es decir, las producciones en solitario de Mercury en los difíciles ´80s (5).

Rapsodia Bohemia

Mucho se habló del tema “Bohemian Rhapsody” (6). Para los integrantes de Queen siempre fue un misterio. Hubo conjeturas acerca de significaciones políticas, sociales y religiosas. El compositor Tim Rice, cercano a Mercury, interpreta que el mensaje de la canción es: – “Admitir que es gay”-. Dice Rice: – “La línea “Mamá, acabo de matar a un hombre” (“Mamá, just killed a man”) es porque ha matado al viejo Freddie, su anterior imagen. Cuando canta “Puse un arma contra su cabeza, tiré del gatillo y ahora él está muerto”, refiere a que la persona recta que era, originalmente acababa de morir”

Su vieja imagen heterosexual, había muerto. Había destruido el hombre que él estaba tratando de ser y ahora se trataba de ser Él mismo, tratando de vivir con el nuevo Freddie, un Freddie auténtico (7).

Rice agrega que el verso que dice:-“I see a little silhouetto of a man Scaramouch, scaramouch will you do the fandango”(Veo una pequeña silueta de un hombre Scaramouche, Scaramouche, harás el Fandango) Freddie se refiere a él mismo, aun siendo perseguido por lo que ha hecho y lo que él es”- (8). El destino de Scaramouche en la comedia italiana era muy a menudo acabar vapuleado por el “Zanni” (Arlequín) por jactancioso y arrogante; dos aspectos que caracterizaban  una parte de Mercury.

Jim Hutton, la última pareja de Mercuy suscribe a la interpretación de Bohemia Rapsodia como un “Salir del closet” para Freddie (9).  Por otro lado, la canción coincide con la ruptura con su novia, Mary Austin. Luego de 7 años de noviazgo, por lo que también se argumentó que el relato del tema se refería a la separación. 

Entonces, podemos señalar que “rompe” con Mary y empieza a tener amantes hombres. Paul Gambaccini señala lo siguiente: -“Freddie procedía de una cultura donde no se supone que a uno le gustan los hombres. De forma que uno intenta adaptarse, aunque sienta como si le torturaran por dentro. En el camino del autodescubrimiento de un hombre gay que proviene de un ambiente represivo, a menudo existen interludios”

Los integrantes de Queen frecuentemente manifestaron que en ningún momento Freddie sugirió que fuera gay, nunca se mostraba abiertamente sexual. Hace un par de años, su madre comento en una entrevista lo siguiente: – “Él jamás habló de su bisexualidad en casa, ni cuando estuvo muy enfermo. Evitaba ciertos temas para protegernos. Hoy habría sido diferente, pero entonces le habría resultado muy difícil contárnoslo y nosotros lo respetábamos”- (10).

En “Rapsodia Bohemia” Freddie da muerte a un asunto: “Mama, mate a un hombre (…) la vida acaba de empezar/ pero ahora me tengo que ir y dejarlo todo/ mama no quería hacerte llorar/ sino regreso mañana/ sigue adelante como si nada realmente importase”. Freddie intenta dejar de vivir la vida de la madre, empieza a darle muerte a lo que él era para ella. Como eco del conflicto que la parte operística del tema sitúa bien: “Will not let you go, let me go” (No te dejaremos ir, ¡déjenme ir!). 

A fines de los ´80s Freddie dirá: – “Todos mis amantes me preguntaban por qué no podían reemplazar a Mary, pero eso es sencillamente imposible. No podría enamorarme de un hombre de la misma forma que me enamoré de Mary” (11)

Somebody to love

Luego del éxito de Rapsodia, Queen publica otra composición de Mercury “Somebody to love”. Freddie dijo varias veces que era su tema preferido, también el tema preferido por su madre, Jer.

En el tema se pregunta, en diálogo con un coro “espejo”, si alguien puede encontrarle alguien a quien amar. Vamos a la letra: “Cada mañana me levanto, muero un poco/ apenas puedo estar de pie (mírate a ti mismo/ mírate en el espejo y llora/ Señor ¿qué me está haciendo? / Pasé todos mis años creyendo en ti/ Pero simplemente no obtengo ayuda, ¡Señor! / Alguien, alguien, ¿Puede alguien encontrarme alguien a quién amar?”.

Freddie señala una jugada psíquica del ser humano, que a veces no es tanto el temor a no ser amado lo que aflige sino el temor a no poder amar. El temor a la posibilidad de poder amar es, la culpa como resabio de la separación de la madre; aquella que el apellido Mercury hizo de radiografía mental. Sin embargo, Freddie sigue esperando: “¿acaso es fácil dejar de esperar algo de tu otro? ¿Se puede dejar de ser hijo? Freddie sigue esperando no sin ir elaborando las futuras canciones que lo exiliarían de la espera de ser pensado por el otro .El asunto toca el tema de cómo se deja de vivir la vida del Otro.

Dios salve a la reina

Culminamos el apunte como Queen finalizaba sus shows: interpretando. ”God save the Queen”. El himno inglés vibra con algunas ideas expuestas. Es como que “alguien” tiene que ser salvado de algo que le hacen. En los temas reseñados:

– “My fairy King” (“Mira lo que me hicieron”)

– “Somebody to love” (“Señor lo que me estás haciendo”)

– “Rapsodia Bohemia” (“Scaramouche, galileo, bismilah, Belcebú acechando”) 

Se capta una manera de procesar el desconcierto, la furia, el miedo desolador, el “quedarse en banda”. Para eso “alguien” tiene que entrar en una banda. Para curar algo, para curar su parte solista, para salir del lugar de “Golden boy” (falo de la madre). También se presenta la ambivalencia en relación a lo perdido. Ya Freud señalaba que eso era el factor decisivo en el duelo.  El trabajo de separar lo que le hicieron de lo que, puede hacer. Entre el salto épico haciéndose un nombre, inaugurando un lugar y la no resignación a seguir esperando algo del otro.  Freddy muestra  el modo de resolver un desamor necesario, sin poder huir ni esconderse. “Mercury”  es la madre de su obra, la cicatriz de la separación con la madre. Es una ausencia presente, marca de lo que fue presente y se transformó en ausente para ser una presencia que lo acompañará  toda la vida.

Bibliografia

publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.