2532354 / Pixabay

Última modificación:

Es muy probable que muchos de vosotros nunca hayáis oído habar de este trastorno, pero, es posible que se esté dando en algún conocido tuyo y no lo sepas.

El trastorno facticio (recogido como tal en el DSM) consiste en fingir estar enfermo cuando en realidad no lo estás, cuyo objetivo es sentirse víctima en todo momento, con el fin, (en numerosas ocasiones) de ser aceptado por lo demás, que se preocupen por ti, ser el centro de atención…..

Se puede deducir de ésto, que la gente que lo sufre, suelen tener problemas de relaciones con los demás miembros de la sociedad, así cómo también es cierto que muchas personas sufren también trastornos de personalidad y numerosos problemas que puedan estar ligados a esta causa (trastornos de alimentación, lo que producirá desnutrición) etc.

Este enfoque, puede hacer surgir numerosas dudas sobré sería un trastorno facticio (como por ejemplo, confundirlo con la hipocondría). Por eso mismo, vamos a ver claramente qué sería y qué no sería el TF:

Trastorno facticio vs hipocondría

La hipocondría consiste en que el individuo cree padecer numerosas enfermedades, acudiendo a un especialista cantidad de veces para que le mediquen y pueda curarse de la enfermedad que tenga (cuando en realidad no tiene nada). No quiere hacerse el enfermo

La hipocondría también está recogida en el DSM

En el trastorno facticio, el individuo es consciente de que no tiene ninguna enfermedad (o es muy leve) pero quiere hacerse el enfermo.

OJO:

Es conveniente hacer una aclaración.

No es un trastorno facticio cuando una persona se hace la enferma para no ir a la cárcel, o cuando un adolescente no va a la escuela porque teme suspender el examen.

El TF no se caracteriza por obtener alguna recompensa (dejando de lado el captar la atención y compasión del resto), y siempre tiene un grado de psicopatología (más grave o menos).

Las personas que lo sufren, no tiene problema en someterse a pruebas dolorosas médicas e incómodas, con el fin de hacerse sentir enfermos, e incluso, aceptarían una operación peligrosa con la meta de conseguir una atención y empatía por parte del resto.

Las enfermedades fingidas por dichas personas pueden variar:

Pueden ser psicológicas:

Por ejemplo que sufren mucho de ansiedad, depresión, que tienen tentativas de suicidio, que son incapaces de llevar una vida normal…

Puede ser físicas:

En numerosas ocasiones, se autolesionan a sí mismos

Pueden ser ambas:

Muchas veces acuden fingiendo X enfermedad y con ciertos daños.

 

Tratamiento:

En estos casos, es complicada la cura del trastorno, puesto que la persona que lo pacede no quiere ser curada.

Los numerosos ansiolíticos y antidepresivos que se le suministran al paciente para que los tome no son ingeridos en la mayoría de las veces.

La posible cura, suele ser mediante psicoterapia, pero, a veces, suele ser útil la terapia familiar, porque:

-Los familiares, son los que pasan más tiempo con él, con lo cual, son los que más ven la conducta del enfermo.

-La persona enferma, siente ciertos sentimientos de cariño hacia dichas personas.

Debido a esto, los familiares, pueden ayudar a que mejore la situación, reprochándole las veces que se hace sentir enfermo, y haciéndole en cierta medida, el vacío cada vez que se haga el enfermo (obviamente, cuando no esté haciéndose pasar por un enfermo, se le debe hacer todo el caso del mundo, pues sino, le haríamos mucho daño, y de paso, habrá mucho más contraste entre las diferentes situaciones “se hace el enfermo/no se lo hace”)

Una vez que se vean indicios de que se quiere curar, podrían ayudar bastante los fármacos

publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.