lunes, septiembre 21, 2020

¿Es algo normal hablar con uno mismo?

Hablar con uno mismo no es un signo de locura ni de falta de salud mental. Incluso puede ser un signo de organización del pensamiento, de búsqueda de soluciones, de gestión emocional. Hablar con nosotros mismos es también una estrategia terapéutica.

¿Por qué hablo en voz alta conmigo mismo?

Durante mucho tiempo se ha dicho que hablar con uno mismo podía ser señal de enfermedad mental e incluso un síntoma psicótico, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Hacerlo es una forma de desahogo y de regulación emocional, que incluso, debemos fomentar.

Hablar con nosotros mismos es una estrategia que podemos usar muy fácilmente en numerosas ocasiones. Por supuesto no recomendamos que lo hagas en voz alta cuando estés en, por ejemplo, el transporte público. Es como todo en la vida; en la dosis correcta y en el momento adecuado, está bien.

Hablar contigo mismo es algo catártico y refrescante, siempre y cuando esta conversación no sea un diálogo interno negativo y punitivo. Las personas tenemos una gran tendencia a reprendernos, a rebajarnos e incluso a ridiculizarnos.

Así como no deberíamos tener este tipo de discurso con los que nos rodean, no deberíamos tenerlo con nosotros mismos. Decir cosas como «¡qué estúpido soy!», «¡siempre soy el mismo!», «no valgo nada”, nos va minando poco a poco la autoestima aunque pensemos que es algo “normal”. Todos fallamos, todos cometemos errores y esto es algo que inevitablemente hay que aceptar.

Debemos cultivar el diálogo positivo, la aceptación y la tolerancia para nosotros mismos. Debemos traer la paz y el amor a nosotros mismos a través de la palabra. Podemos darnos la bienvenida a nosotros mismos y a nuestro niño interior a través del autocuidado que proporciona hablarnos.

Tendemos a pensar que como adultos no hay lugar para esto. Pues no es cierto, el autocuidado es algo que debe mantener durante toda la vida.

Las palabras tienen mucho peso. ¿Conoces el clásico dicho “Las palabras se las lleva el viento..?

Pues no es cierto, las palabras hieren y muchas veces, no conseguimos olvidarnos de ellas.

Los beneficios de hablar contigo mismo

Hay varios estudios en el campo de la psicología que demuestran los beneficios de hablar con uno mismo. Los beneficios no se limitan al aspecto emocional, ya que el diálogo interno permite que se desarrolle también la razón y el pensamiento crítico:

  • Puede ser una gran manera de aumentar la motivación y la autoestima
  • Promueve el autoconocimiento, ayudando a la persona a reconocer sus fortalezas y debilidades en un intento de mejorar personalmente.
  • Frente a algo difícil, podemos repetidamente decirnos a nosotros mismos palabras de aliento que nos ayuden a afrontar lo que sucede.
  • Cuando te sientes deprimido o triste, puedes darte fuerza y ánimo si no hay otra persona en ese momento que lo pueda hacer.
  • Hablar en voz alta de un problema puede ayudarnos a encontrar una solución rápida ya que es cómo externalizarlo.
  • Ayuda a mejorar la memoria, a aumentar la concentración y por lo tanto el aprendizaje.
  • Leer en voz alta ayuda a la pronunciación y articulación adecuadas.
  • Diciéndonos palabras que nos calmen y tranquilicen, ayudamos a combatir el estrés y la ansiedad. ¿Has notado cómo los atletas hablan en voz baja antes de una competición? es una forma de calmarse y animarse.

Conclusiones sobre hablar con uno mismo

Sócrates solía decir que los pensamientos «son una conversación honesta que el alma tiene consigo misma»

Hablar contigo mismo puede que no resuelva todo lo que te preocupa, pero es una forma de promover el bienestar y el auto-apoyo. Así que si te encuentras hablando contigo mismo, recuerda que es un signo terapéutico y no un problema de salud mental. Esto nos hace más sabios, más tranquilos y más motivados.

Sin embargo, más importante que hacerlo, es cómo lo hacemos. Pensar bien, pensar despacio, que diría Kahneman, premio nobel de economía.

Vigila cómo te hablas y trata de llegar a un acuerdo contigo mismo para hacerlo de manera compasiva, constructiva y amable. Si logras esto, seguro que tendrás un mayor sentimiento de armonía en tu vida.

Alejandro Vera Casas
Alejandro Vera Casashttps://grullapsicologiaynutricion.com/
Soy psicólogo y nutricionista. Me gradué en 2014 y desde entonces he continuado mi formación como profesional a la par que he intentado ayudar a otras personas a sentirse mejor. Puedes saber mas sobre mí en Grulla psicología y nutrición.
enlaces patrocinados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 habilidades psicológicas importantes para emprender o trabajar por cuenta propia

Los emprendedores a menudo enfrentan una batalla a la hora de iniciar o hacer crecer sus ideas de negocio.  Sin embargo, es...

Síguenos en:

58,785FansMe gusta
7,546SeguidoresSeguir
1,522SeguidoresSeguir
Advertising