violey / Pixabay

El presente artículo tematiza la propuesta de ”Escuelas para parejas” como dispositivo grupal de prevención de la violencia de parejas tanto de aprendizajes sobre el tema como la elaboración y empoderamiento de las afectadas.

Las cifras alarmantes de feminicidios son de por si indicadores de la grave situación social que padecen muchos países y el nuestro respecto de la situación de la mujer en la sociedad. No se dispone de “instrumentos comunitarios” eficaces para la prevención de la violencia de género y el feminicidio y promover un dispositivo grupal-comunitario resulta promisorio.

Los medios masivos no ayudan, y al contrario, sostienen y maximizan la desigualdad de género, los prejuicios de géneros, la discriminación hacia la mujer, la estigmatización del hombre como violento por naturaleza-a través de la generalización indebida a partir de casos particulares-, además de la violencia en sus diversas formas.

La pareja y la familia se encuentran expuestas a la influencia subliminal de los medios que transmiten pautas y modelos hegemónicos de violencia en la pareja.

Por lo que, la transmisión de los modelos violentos en la familia no es relativizada ni desde la propia familia ni desde los medios o incluso en la educación.

A nivel comunitario tampoco disponemos de instrumentos de prevención como en iglesias, clubes, sociedad de fomento, casas de la cultura, a excepción de las ONGs dedicada a los derechos de géneros.

El sistema educativo solo posee como propuesta contenidos vinculados a la temática de género en materias como Construcción de ciudadanía, sociología y psicología, aunque en materia de violencia de género, discriminación y feminicidio no existen dispositivos de prevención.

Resulta claro la necesidad de instancias educativas preventivas sobre el tema que nos convoca, ya sea como Centros estudiantiles de prevención, Observatorio escolar y prevención de la violencia de género, las ONGs propuesto por mí en mi libro Educación emocional y sexual de los jóvenes en su formato educativo, donde los grupos de alumnos indagan, realizan acciones de prevención y promoción de los derechos, etc.

De la misma manera, la propuesta es que se puedan impartir Proyectos de Escuela para Parejas en todas las escuelas, desde inicial a terciaria, con sus correspondientes “trasposición didáctica” para concordar con las posibilidades de adquisición y elaboración de los niños y jóvenes. De hecho, puede constar como una de las estrategias  en muchas materias: Salud y adolescencia, psicología, sociología, Ciudadanía, etc.

Por otro, no existen hospitales ni centros de atención primaria con un dispositivo grupal para la prevención y formación respecto de la cuestión.

La ley solo ataca los efectos y las causas permanecen sin ser cuestionadas en un ámbito de acalorados debates.

En el caso de las ONGs, son ideales para un dispositivo de ésta naturaleza. La ley marco para promover el dispositivo es la “Ley de educación sexual  integral” muy común en muchos países. Si la ONG no dispone de profesionales vinculados a la salud mental podrá invitar a profesionales afines para las charlas, clases, debates, mesa redonda, ponencias, asesoramiento, etc.

En su formato virtual, se podrán realizar Blogs, páginas web, e incluso en la TV, radios y radio-escuelas.

Los Grupos de autoayudas constituyen dispositivos de ayudas mutuas, donde se tratan en forma grupal, a través del discurso y el armado de la historia emocional los diversos cuadros psicopatológicos como el alcoholismo, depresión, etc., y la diferencia con las Escuela para Parejas es que éstas son formativas y preventivas, aunque en un grupo de formación y prevención siempre es positivo para promover cambios.

RyanMcGuire / Pixabay

En cuanto a si las Escuela para Parejas constituyen grupos terapéuticos, en forma categórica decimos que no, aunque todo grupo dialógico, formativo, de aprendizaje y de prevención  promueven cambios positivos.

En cuanto a la solución individual a través  de la terapia en sus diversas formas, decimos que los casos son muchos y el número aumenta en forma vertiginosa. La prevención primaria es lo mejor en los diversos ámbitos comunitarios e institucionales.

Más información en ”Fundamentos de una ESCUELA PARA PAREJAS”, disponible en: autoreseditores.com.
Autor: Lic. Basconcelo Juan Carlos
Lic en Psicologia, docente, ensayista
E-mail: fatum@hotmail.com.ar

Deja un comentario