Técnicas de relajación para niños desde la psicología

Los niños viven tiempos difíciles. Pasan muchas horas en la escuela, traen deberes, hacen actividades fuera de la escuela como fútbol, atletismo, música…, con todo lo que eso implica.Nunca se ha hablado tanto de hiperactividad y déficit de atención como ahora. Incluso sin este diagnóstico, muchos niños suelen estar agitados y tienen dificultades de atención, concentración y/o manejo emocional.Pocas escuelas todavía entienden la verdadera naturaleza de los niños y valoran las habilidades emocionales y sociales, como otras áreas de conocimiento. Seguramente en toda la historia de la humanidad, nunca antes una generación de niños ha necesitado tanto tiempo y orientación ... Leer más

Alejandro Vera Casas

Actualizado el

Técnicas de relajación para niños desde la psicología
Photo by Annie Spratt on Unsplash

Los niños viven tiempos difíciles. Pasan muchas horas en la escuela, traen deberes, hacen actividades fuera de la escuela como fútbol, atletismo, música…, con todo lo que eso implica.

Nunca se ha hablado tanto de hiperactividad y déficit de atención como ahora. Incluso sin este diagnóstico, muchos niños suelen estar agitados y tienen dificultades de atención, concentración y/o manejo emocional.

Pocas escuelas todavía entienden la verdadera naturaleza de los niños y valoran las habilidades emocionales y sociales, como otras áreas de conocimiento. Seguramente en toda la historia de la humanidad, nunca antes una generación de niños ha necesitado tanto tiempo y orientación para saber cómo relajarse, descansar y conocerse a sí mismos.

Hay varias estrategias que se pueden utilizar con los niños para restablecer el equilibrio que necesitan. Las técnicas de relajación para niños son un conjunto de herramientas que le devuelven al niño su poder y desarrollan su autoconocimiento.

Vamos a abordar algunas de las técnicas de relajación para niños que mejor suelen funcionar según nos cuenta la psicología.

Relajación de Koeppen

Este método de relajación es muy similar a la relajación por contracción y distensión de un músculo o grupo de músculos - relajación conocida como relajación progresiva Jacobson. La principal diferencia es que este método utiliza juegos para relajar cada conjunto de músculos.

Para las manos:

Imagina que estás exprimiendo una naranja para hacer jugo. Aprieta con ambas manos con toda su fuerza. Ahora déjalo ir.

Para los dedos:

Finge que estás tocando el piano.

Para los hombros:

Finjamos que somos perros. Tienes que moverte como los perros, imaginando que tienes cuatro patas.

Para el cuello:

Leer:  5 tranquilizantes naturales para eliminar el estrés y el malestar emocional

Imagina que eres una tortuga y que quieres recuperar tu caparazón. Ahora suelta tu cuello para que puedas calentarte al sol.

Parte la parte trasera del cuerpo

Finge que eres una marioneta. Tienes cuerdas en la espalda que te levantan y te dejan caer después.

Juego "El rey manda"

Esta técnica es una adaptación llevada a cabo por Anabela Bastos Oliveira. Es muy similar a la relajación de Koeppen, sin embargo, aquí se utilizó el juego "El rey manda".

  1. El rey le ordena que camines a través de la sala. El rey os ordena caminar con la postura correcta. Hombros rectos, espalda recta y cuerpo muy rígido.
  2. El rey ordena que todo el cuerpo sea liberado. El rey te ordena que bailes libremente. El rey te dice que te relajes.
  3. El rey te dice que seas un robot y que camines por la habitación.
  4. El rey te dice que finjas que eres una gelatina, es decir, que dejes el cuerpo como si fuese una gelatina.

Calentando para ser pianista

Esta es otra adaptación de Anabela Bastos. En este caso, se utiliza la metáfora del pianista para guionizar el juego:

  1. Mueve la cabeza hacia atrás y hacia adelante. Mueve tu cabeza a la izquierda y luego a la derecha.
  2. Con las manos sobre los hombros, gíralas hacia adelante. Ahora, vuelve a la posición inicial.
  3. Mueve los dedos simulando que tocas el piano como un verdadero pianista.
  4. Mueve las muñecas.
  5. Levanta los brazos. Ponlos juntos e inclínate hacia la izquierda. Ahora haz lo mismo a la derecha.
  6. Levanta los brazos de nuevo, estíralos y suéltalos.
  7. Pon tus manos en las caderas y házlas girar.
  8. Gira tu tobillo izquierdo y  después el derecho.
  9. Mueve los dedos otra vez fingiendo que tocas el piano como un verdadero pianista