martes, septiembre 28, 2021

La psicología y el amor

Cuando hablamos de amor a todos se nos viene a la mente directamente alguna historia que hemos tenido o estamos teniendo; tanto positiva como negativa. Todos sabemos cómo nos hemos sentido o incluso cómo nos hubiera gustado sentirnos. Pero ¿tenemos claro lo que es realmente y todo aquello que lo forma?

No tenemos que confundir amor con enamoramiento. El amor nos afecta de forma directa, haciendo que nuestra percepción cambie un poco.

Modificamos significativamente el modo en el que percibimos la realidad, las decisiones que tomamos son diferentes a lo habitual para nosotros… En el enamoramiento ya tenemos las emociones intensas y la pasión y, estos dos elementos que tenemos son los que “afectan” a nuestro cuerpo y sobre todo nuestra mente. 

Muchas veces confundimos algunas de las sensaciones, pensamientos… que creemos tener cuando se habla de amor. Lo que no debemos olvidar nunca es que cuando empiezas a sentir amor o estás enamorado de alguien, nunca tienes que tener pensamientos negativos o que te hagan sentirte menos persona.

El amor suma y te hace libre, no resta ni te hace sentir pequeñx. El amor no es estar 24/7 con la persona, no es que te controle ni te humille. Importante recordar que el amor no es ni será como se nos ha mostrado desde pequeñxs en las películas; dónde todo sale bien, la otra persona es perfecta, la media naranja… No, tenemos que tener claro que estás compartiendo parte de tu vida con otra persona y habrá momentos alegres y otros que no lo son tanto, pero recordar que las cosas están para hablarlas

No os sintáis mal ni culpables porque no os gusten todas y cada una de las cosas de la otra persona (o si a la otra no le gustan las vuestras), cada persona es un mundo y ese es el vuestro. 

Hay que tener en cuenta que en psicología cuando se habla de amor aparece la teoría del triángulo de Stenberg que está estructurada en forma de pirámide dónde tiene en cuenta tres elementos (en las esquinas de ésta): intimidad, pasión y compromiso.

Cuando habla de intimidad (que es el punto más alto) se refiere a ese sentimiento de conexión, cercanía entre las dos personas que forman parte; la amistad entre ellos, el afecto y la confianza. La pasión se refiere a las ganas del otro, a esa atracción física y sexual que se crea en la relación. Por último, el compromiso es el hecho de decidir continuar con esta persona, teniendo en cuenta los momentos vividos (vuestra historia) y decidir qué queréis seguir sumando.  

Cuándo estos tres elementos se van mezclando entre ellos aparecen 7 combinaciones distintas de amor; el cariño, el encaprichamiento, el amor vacío, el amor romántico, el amor sociable, el amor fatuo y el amor consumado

En estos 7 tipos de amor cada persona debe sentirse cómoda y, es algo que hay que hablar entre las dos partes de la pareja (o las personas que formen parte). 

Y recordar; ni cambieis por nadie ni hagáis a la otra persona cambiar. Todos somos como somos y el amor está para sumar. 

Pensar un momento ¿vosotrxs, tenéis un amor bueno?

La psicología y el amor
Andrea Tabueña Puente
Soy psicóloga especializada en el ámbito clínico. Me gradué en 2020 y he estado haciendo cursos en relación a mi ámbito para continuar con mi formación profesional. Actualmente soy estudiante del máster Psicología infantil y juvenil. Mi lema: no hay salud sin salud mental.
enlaces patrocinados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en:

58,369FansMe gusta
7,777SeguidoresSeguir
1,507SeguidoresSeguir
Advertising