Imagen de Ylanite Koppens en Pixabay

Última modificación:

 El bebé prematuro

Se estima que cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros. En el año 2015, la
principal causa de defunción en niños menores de cinco años fueron complicaciones relacionadas con la prematuridad.

Lo dramático es que tres cuartas partes de estas muertes, podrían evitarse con intervenciones eficaces y económicas (OMS, 2016). Los nacimientos prematuros, son los que ocurren antes de la semana 38 de gestación.

Se evalúan unas constantes vitales en la Unidad de Cuidados Neonatales que son: la temperatura que es el grado de calor que guarda el cuerpo, como resultado del metabolismo existiendo un equilibrio entre la producción y pérdida de calor.

Debido a la inmadurez de cada órgano y sistema y al tamaño corporal, los prematuros son vulnerables tanto al enfriamiento como al sobrecalentamiento. Los rangos basales son 36.5 – 37.5 °C.

La frecuencia respiratoria que es el intercambio de oxígeno y el dióxido de carbono que se lleva a cabo en los pulmones y tejidos (entre la sangre y las células del cuerpo). Esta frecuencia respiratoria basal puede oscilar de 30 a 60 por minuto, pudiendo ser mayor en los primeros minutos de vida.

En cuanto a la frecuencia cardíaca, la cual se define como las contracciones del corazón o pulsaciones por unidad de tiempo. Se mide en condiciones bien determinadas (de reposo o de actividad) y se expresa en pulsaciones por minuto a nivel de las arterias periféricas y en latidos por minuto.

De acuerdo con Jauset, en su libro “Música y neurociencia: la musicoterapia” se
hace referencia a los efectos fisiológicos y emocionales de la música en el cuerpo,
aunque los efectos no se conocen todos a detalle para dar una explicación se sabe
que los estímulos sonoros o musicales (vibraciones mecánicas) son convertidos
en potenciales de acción por el órgano de Corti (oído interno).

Esa secuencia de impulsos, a través del tronco encefálico, llega a las áreas corticales y subcorticales de ambos hemisferios cerebrales donde serán percibidos finalmente como sonidos y/o música.

La musicoterapia como alternativa

Entramos pues, en el efecto de la musicoterapia en el ámbito clínico de los prematuros. La musicoterapia en los procesos fisiológicos del organismo del recién nacido, se ve reflejado en la función respiratoria teniendo en cuenta que la respiración es ante todo un proceso rítmico.

La respiración lenta, profunda y sostenida contribuye a la calma y relajación. Al contrario, una respiración rápida generalmente es causada por estrés fisiólogo y emocional. Así, la música de altos niveles, es decir, más de 70 pulsaciones por minuto produce efectos nocivos. Y los Tiempos recomendados para el uso de la musicoterapia en el neonato son Adagio – ritmo bastante lento (66 – 76 ppm); larghetto – movimiento menos lento que el largo (60 – 66 ppm); largo – movimiento pausado y lento (40 – 60 ppm); lento – muy lento (40 – 60 ppm); largamente/Largo – muy muy lento (40 ppm); y larghissimo – extremadamente lento (20ppm).

La musicoterapia es entonces el uso de la música y /o de los elementos musicales (sonidos, ritmo, melodía y armonía) con un paciente o grupo de pacientes con el fin de brindarles soporte emocional e indirectamente un efecto relajante contrastando pues, de un entorno estresante tal como el ambiente al que se encuentra el recién nacido prematuro en la UCIN.

Investigaciones

Una investigación realizada por Loewy J; Stewart K; Dassler A; Telsey A y Homel P, en el año 2013 titulada: Efecto de la musicoterapia en los signos vitales, alimentación y sueño en el recién nacido prematuro, la cual se desarrolla con 272 recién nacidos prematuros menores de 32 semanas de edad gestacional, con Síndrome de Distress respiratorio, con Sepsis Neonatal Clínica.

La intervención se realiza tres veces a la semana en un periodo de dos semanas, la información fue recolectada antes, durante y después de la intervención . Las variables: Signos vitales, alimentación y sueño en el recién nacido prematuro. Resultados: Las tres intervenciones de música en vivo muestran un cambio en el ritmo cardiaco en el tiempo. Desciende el ritmo cardíaco durante la aplicación de la canción de cuna y música en vivo. Los sonidos respiratorios se acoplan al ritmo cardíaco y se estabiliza los patrones de sueño.

Andriola, Y y Oliveira B., en el año 2006 realizaron la investigación: Influencias
de la música en el recién nacido prematuro en la Unidad de Cuidados Intensivos
Neonatales – NICU en Brasil. Material y método: estudio cualitativo refiere a la
estimulación por medio de la música en neonatos internados en UTI neonatal
observándose lactantes durante una semana sin estímulo de música para reconocer
los cambios fisiológicos y de comportamiento como una función de la madurez y
que más tarde se observaron en presencia del sonido del período de dos semanas
para cada recién nacido. Resultados: La música ayudó en la mejoría de la saturación
de oxígeno, la regulación de temperatura corporal, ritmo cardíaco y respiratorio; así
como el comportamiento demostrándose por medio de expresiones faciales de
placer tales como sonrisa, vocalización y reflejo de succión.

Cobo H, A., Cerezo, C. y Gutiérrez, G., en el año 2014 realizaron la investigación:
La musicoterapia en el plan de cuidados de los niños prematuros. Como resultados tenemos que en los parámetros frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria y saturación de oxígeno evidencia una mejora importante de las funciones fisiológicas en estos bebés
durante su ingreso en cuidados intensivos; durante y después de la intervención
musical, se observó una disminución de fluctuaciones de las constantes vitales, así
como un cambio de conducta asociado a un sueño más profundo.

Conclusiones

Tenemos pues, bastante información e investigaciones para decir que, a pesar de todo, las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales no contemplan terapias alternativas como la musicoterapia, a pesar de tener un buen coste-beneficio y ser un elemento terapéutico que ha probado ser una influencia positiva en la adaptación del neonato con su entorno debido la estabilización de las funciones vitales.

Existe pues, una necesidad apremiante de implementar la musicoterapia como una intervención terapéutica dentro de plan de cuidados de enfermería para los recién nacidos, ya que múltiples  estudios nos han demostrado que tiene una influencia positiva en las constantes vitales favoreciendo su estabilización en armonía con la música, de forma que puedan atravesar un periodo de adaptación de manera exitosa de modo que la estancia hospitalaria sea menor y el prematuro pueda tener una mejor calidad de vida.

publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.