Image by Karen Smits from Pixabay

Última modificación:

Musicoterapia y Alzheimer

La musicoterapia, utilizada desde tiempos de los egipcios que utilizaban la música con fines curativos, es considerada hoy como una alternativa no farmacológica ante, como vamos a ver a continuación, demencias en concreto tipo Alzheimer.

 El envejecimiento, lo entendemos como parte del ciclo vital al que estamos sometidos que comienza con la fecundación y finaliza con la muerte. El envejecimiento conduce a nuestra desaparición como seres vivos por lo que es el final de un ciclo.

En los últimos tiempos el concepto de vejez se asimila más al estado de salud de las personas que a una edad concreta, por ello, existe una similitud entre enfermedad y envejecimiento pero no por esto se debe considerar una enfermedad sino un proceso de la vida.

Para entender el envejecimiento, la teoría más aceptada hoy día data del año 2006, cuando científicos genetistas descubrieron que el envejecimiento podía deberse a la existencia de uno o más genes que se activan provocando el envejecimiento. Este gen (WRN) sufre alteraciones que lo provocan.

En musicoterapia abordamos el tema de la Tercera Edad con un enfoque tanto rehabilitador como preventivo dependiendo siempre de las características del paciente o del grupo con el que vamos a trabajar.

Por ello creemos que mejorar la calidad de vida de la persona es lo más importante en esta edad cuando, por diferentes circunstancias (enfermedades, familia…) pierden la actitud positiva de la vida.

Así pues se puede crear un espacio donde el paciente se sienta cómodo y se adapte a sus necesidades. Por ello, algunos de los beneficios en la Tercera Edad serán:

1. Beneficios cognitivos:

  • Mantener la atención y conectar con la realidad
  • Mantener o mejorar las habilidades verbales
  • Estimulación de la memoria. De gran importancia en demencias

2. Beneficios físicos:

  • Estimulante
  • Relajante
  • Movilidad

3. Beneficios sociales:

  • Autoestima
  • Participación
  • Emociones

En demencias, la Musicoterapia juega un papel muy importante. Las personas con demencias, ya sea en estado avanzado o en fase inicial, necesitan de un mayor cuidado que las personas con otro tipo de enfermedades.

Éstas han perdido tanto la calidad de vida como el sentido positivo de la vida. Se trata de mejorar en ellos la autoestima y la relación así como uno de los objetivos en las demencias será también retrasar el ritmo de la enfermedad.

La música es lo último que perdemos. Las canciones que recuerdan y que forman parte de su historia musical, es lo último que pierden por ello, trataremos de conservarlo y así la enfermedad avanzará más lentamente.

Una principal causa de demencia, en personas mayores de 60 años, es la Enfermedad de Alzheimer (EA). Una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central.

Algunos de los primeros síntomas aparecen en relación con su capacidad de memorizar cosas nuevas. Se le suele asociar también con cambios de carácter predominando la apatía.

A medida que avanza la enfermedad en sus distintas fases, se suelen sumar diferentes síntomas tales como: desorientación en el tiempo, dificultad para discriminar objetos o personas.

Suelen entrar en estados de agitación que son los que trataremos de disminuir con nuestras sesiones. Finalmente en la fase más avanzada se presenta dificultad en las funciones básicas del ser humano.

En musicoterapia, se utiliza la música para activar el recuerdo de eventos importantes en su vida. Al poder recordar canciones y poder cantarlas, renovarán la actitud positiva de la vida.

Esto hará que se retrase el proceso de la enfermedad. Conseguimos así que el paciente se sienta mejor consigo mismo y pueda tener una mejor calidad de vida.

En los últimos años, se ha descubierto que la mayoría de las demencias, poseen un origen mixto, es decir, existe un componente degenerativo y otro vascular.

En la mayoría de los pacientes con Alzheimer las lesiones aparecen mezcladas con factores de riesgo vascular (diabetes, hipertensión…) a la vez que lesiones vasculares en el cerebro. Es por ello que el tratamiento con Musicoterapia es muy indicado para estas personas ya que la música estimula con su ritmo la secreción de dopamina así como la de la serotonina.

En talleres de musicoterapia tendremos en cuenta que esta disciplina no “cura” sino que busca mejorar la calidad de vida de las personas sin necesidad de buscar un fármaco específico para ello, siendo así una terapia no farmacológica de las que cobra fuerza últimamente sobre todo para la Tercera Edad.

Así, buscaremos el resultado siempre basándonos en el proceso de realización no en el objetivo. La musicoterapia es un proceso. Con cada persona, tardaremos un determinado tiempo para lograr el objetivo deseado por ello, el proceso es el fin en el que debemos mantener la atención.

Habrá también que ser flexibles en utilizar las distintas técnicas dado que cada persona tiene una determinada capacidad de adaptación. Tendremos que conocer todas las técnicas empleadas en musicoterapia (Método GIM, método conductista, método Benenzon, étodo Nordoff-Robbins) para adaptarnos a las necesidades del usuario.

Como hemos comentado anteriormente, nuestra finalidad no es “curar” si no ralentizar el envejecimiento, mejorar la calidad de vida y así poder llegar a esta etapa de la vida que tan poco deseamos, con una visión optimista y, en caso de padecer enfermedad, recuperar la visión positiva de la vida que nos quita dicha enfermedad, o poder retrasarla con el fin de continuar positivamente en esta, nuestra casa, a partir de la música.

Finalicemos pues, con una frase de Nietzsche que nos adentra aún más en la musicoterapia, siendo la música no oída ni escuchada, sino sentida:

SIN MÚSICA, LA VIDA SERÍA UN ERROR.

publicidad

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.