viernes, diciembre 4, 2020

¿Qué tipos de memoria existen y cuáles son sus funciones?

¿Qué significa la memoria para ti? Para la neurociencia, es toda la información que puede ser almacenada en los circuitos neuronales y que tiene una influencia en el funcionamiento del cerebro después de haber sido «fijada» en la mente.

¿Es posible entrenar la memoria?

Pero, ¿qué se puede hacer para mantenerla activa? Además de adoptar hábitos de vida saludables, como tener una buena rutina de sueño, una alimentación sana, gozar de interacción intelectual y social, etc., es importante ejercitar el cerebro para que siempre se mantenga en forma, no sólo en relación con la memoria, sino también en otras capacidades cognitivas, como la concentración, el razonamiento y la creatividad.

«Cuando sacamos el cerebro de la zona de confort, creamos nuevas conexiones entre las neuronas, haciéndolo más fuerte y aumentando el rendimiento cognitivo. Esto es posible gracias a la neuroplasticidad del cerebro, un concepto contrastado por la neurociencia, según el cual el cerebro tiene la capacidad de regenerarse y crear nuevas conexiones neuronales durante toda la vida.

La memoria se puede categorizar, de modo que se empleen diferentes tipos de ella para andar en bicicleta o recordar nombres. Cada memoria realiza un tipo de función diferente en el cerebro humano y todas pueden desarrollarse con ejercicios que exigen novedad, variedad y un desafío creciente. Estos son los pilares de la gimnasia para el cerebro.

Para mejorar la memoria, es necesario estimular el cerebro en su conjunto, de forma integrada y armoniosa. Los ejercicios específicos de memoria pueden ayudar, pero no funcionan por si solos.

Además de la estimulación cerebral, algunos estudios también han relacionado el consumo de ciertos alimentos o plantas medicinales, como es el caso de los beneficios de Ginkgo, con una mejoría en la memoria.

A continuación vamos a conocer los diferentes tipos de memoria de los que disponemos las personas.

Tipos de memoria

Memoria a corto plazo:

Este tipo de memoria es la que retiene la información por el menor tiempo, hasta que se olvida o se almacena. Se puede clasificar en:

Memoriai nmediata: Retiene la información tan pronto como la recibe. Un ejemplo es cuando nos presentan el nombre de una persona que acabamos de conocer.

Memoria de trabajo: Aunque muchos investigadores lo identifican como sinónimo de «memoria a corto plazo», este concepto es muy simplista. La memoria de trabajo es un sistema multicomponente, de capacidad limitada, relacionado con el mantenimiento temporal y el procesamiento de información durante la realización de diversas tareas.

¿Quiere ver un ejemplo práctico de memoria de trabajo? Por ejemplo, es la que usamos en los cálculos mentales, por ejemplo, cuando realizamos un conjunto de operaciones mentales simultáneamente.

Al hacer la multiplicación 73×73, para obtener el resultado correcto, debemos realizar varias manipulaciones con los números en orden y al mismo tiempo almacenar resultados parciales.

Memoria a largo plazo:

La memoria a largo plazo es la que retiene los recuerdos de los episodios y hechos de nuestras vidas. Algunos subtipos de memoria a largo plazo son:

Declarativa: Estos son los recuerdos que forman parte de los hechos que puedes contar. La pérdida de memoria declarativa es común durante el envejecimiento y puede estar relacionada con prestar menos atención a los hechos cotidianos. Al mismo tiempo, pueden estar asociados con enfermedades como el estrés crónico, la depresión o incluso las temidas demencias como la enfermedad de Alzheimer.

No declarativa o procedimental: Estos son recuerdos que no pueden ser contados o enseñados oralmente. Un buen ejemplo es aprender a conducir. A pesar de la teoría, sólo aprenderás a conducir cuando puedas realizar la actividad.

Semántica: Se trata de organizar el conocimiento del mundo, por ejemplo, es gracias a la cual conocemos las leyes de la física o las normas de convivencia.

Episódica: Es la memoria autobiográfica e involucra los eventos de la vida de una persona, por ejemplo, recordar la graduación, el día de tu boda, una entrevista de trabajo, étc.

Alejandro Vera Casas
Alejandro Vera Casashttps://grullapsicologiaynutricion.com/
Soy psicólogo y nutricionista. Me gradué en 2014 y desde entonces he continuado mi formación como profesional a la par que he intentado ayudar a otras personas a sentirse mejor. Puedes saber mas sobre mí en Grulla psicología y nutrición.
enlaces patrocinados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 habilidades psicológicas importantes para emprender o trabajar por cuenta propia

Los emprendedores a menudo enfrentan una batalla a la hora de iniciar o hacer crecer sus ideas de negocio.  Sin embargo, es más probable...

Síguenos en:

58,673FansMe gusta
7,613SeguidoresSeguir
1,531SeguidoresSeguir
Advertising