jueves, diciembre 2, 2021

Cómo funciona el cerebro bajo la influencia de sustancias psicoactivas

Para iniciar, se debe tener presente en qué consiste ese órgano de aproximadamente 3 libras, el cual se encuentra cubierto de una materia gris y se le da el nombre de cerebro. El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano, pues es el centro de operaciones de este y a la vez el encargado de la ejecución y transmisión de órdenes para ejercer cualquier tipo de actividad humana.

¿Cómo funciona el cerebro?

Nuestro cerebro funciona a través de los sentidos y se encarga de recibir un flujo enorme de información extrínseca del mundo que nos rodea, la cual procesa, organiza, y programa para que este cobre un valor significativo en nuestra vida diaria. Además, de estas funciones el cerebro también se encarga de regular un sin número de procesos naturales del cuerpo, por ejemplo: la temperatura, la circulación sanguínea, y la respiración.

Por lo anterior, se estableció que el cerebro está compuesto por infinidad de circuitos que se encuentran interconectados para realizar una tarea en común. Los distintos circuitos que componen este órgano son los encargados de la recepción y coordinación para llevar a cabo funciones específicas que se quieren cumplir. Sin embargo, para llevar a cabo esto es necesario que entre las redes neuronales se haga un cambio recíproco de información, además, estas también tienen la posibilidad de interactuar con otras partes del cerebro, nervios del resto del cuerpo humano, médula espinal, etc.

¿Qué son los psicotrópicos y estupefacientes?

Según la organización mundial de la salud (OMS) se le da el nombre de farmacodependientes a la búsqueda excesiva de emplear el consumo de sustancias psicotrópicas. Las sustancias agrupadas a los psicotrópicos (cualquier sustancias natural o sintética) y estupefacientes (cualquier tipo de sustancia capaz de generar dependencia) son aquellos que se encargan de liberar su efecto principalmente en el sistema nervioso central (SNC), ya se generándoles síntomas de excitación o depresión.

Regularmente, el consumo de sustancias psicotrópicas puede generar consecuencias y cambios de manera temporal en la percepción de la realidad, estado de conciencia, ánimo, sentidos y comportamientos. A diferencia de los estupefacientes que están relacionados principalmente con el tratamiento o apaleamiento de dolores, es por ello, que estas sustancias son prescritas e indicadas exclusivamente por expertos en el área y monitoreadas bajo vigilancia médica estricta.

¿Cómo actúan los psicotrópicos y estupefacientes en el cerebro?

En el momento en que los psicotrópicos o estupefacientes entran en contacto con el sistema nervioso central (SNC), se empiezan a generar una serie de cambios y alteraciones en el organismo, principalmente interfieren en la manera que las neuronas envían, procesan y transforman la información derivada de los neurotransmisores.

Diferentes sustancias como los son la marihuana, cocaína y heroína poseen la capacidad de activar neuronas debido a que su estructura química es similar a la de un neurotransmisor que es generado naturalmente por el organismo; esto permite que el cerebro y el sistema nerviosos central envíe señales en el resto del organismo, generando una activación y desactivación de los neurotransmisores, sin embargo, como son elaborados por elementos o sustancias accesorias no generan una activación de manera natural y se provoca él envió de mensajes anormales y erróneos a través del cuerpo humano. 

¿Qué partes del cerebro se afecta en el consumo de sustancias psicoactivas?

Como se ha dicho anteriormente, el cerebro es el órgano que contiene una estructura más compleja, pues este posee un peso aproximado de 3 libras y es el encargado de controlar toda nuestra actividad humana. Se necesita del cerebro para ver, oler, sentir, percibir, oír, entre otros. Es decir, somos lo que es nuestro cerebro.

En efecto, cuando una sustancia entra en contacto con nuestro sistema nerviosos central (SNC) genera una modificación en la manera en que se comunican regularmente nuestras neuronas, cambios que conllevan a una reacción incorrecta a partir de la afectación de tres áreas principales de nuestro cerebro:

1.Ganglios basales: Los ganglios basales son estructuras neuronales o también conocidos como circuitos de recompensa del cerebro que se encargan de la iniciación o motivación de los movimientos de nuestro cuerpo, en esto también se encuentra incluido los efectos placenteros de actividades cotidianas.

Los psicotrópicos o estupefacientes generan en nuestro cuerpo una hiperactividad a partir de la afectación que produzca en los ganglios basales, pues al ser consumidos producen efectos de euforia. Pero el problema se produce en el momento de repetir la acción, es decir, el sistema empieza su adaptación y disminución de sensibilidad en el organismo, lo que hace que, a mayor consumo, menor sensibilidad, inhibiendo al consumidor el resultado de placer fácil.

2.  La amígdala extendida: Se encarga principalmente de que nos sintamos estresados o de mal humor. Cuando una persona consume drogas, está parte del cerebro se vuelve muy sensible. Cuando el organismo está acostumbrado a las drogas y en un momento deja de recibirlas, la amígdala extendida hace que la persona se sienta muy enferma y entonces, para eliminar esa sensación, vuelve a consumir drogas. (National Institute on Drug Abuse)

3.La corteza prefrontal: La corteza prefrontal dirige la capacidad de pensar, planificar, resolver problemas, tomar decisiones y controlar los propios impulsos. Esta es también la última parte del cerebro en alcanzar la madurez, lo que hace que los adolescentes sean los más vulnerables. Los cambios en el equilibrio entre este circuito y los circuitos de los ganglios basales y la amígdala extendida hacen que una persona que sufre de un trastorno por consumo de drogas busque la droga en forma compulsiva y tenga menos control de sus impulsos.  (National Institute on Drug Abuse, 2020)

Andrea Suarez
Estudiante de 20 años con estudios enfocados en las áreas de psicología e investigación criminal de la Universidad de Medellín. Por lo anterior, con intenciones permanentes de generar y crear nuevo conocimiento en auge de temas actuales.
enlaces patrocinados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertising
Advertising