En la vida experimentamos una serie de pérdidas que nos dejan con un sentimiento de pura tristeza, dolor y hasta en muchos casos de depresión.

La pérdida de un empleo, el terminar una relación, la pérdida de un ser querido, son situaciones por las cuales hemos pasado, aunque sea una vez o pasaremos a lo largo de nuestra vida y nos dejan con un sabor amargo.

Cuando experimentamos una situación similar pasamos por un proceso de duelo, manifestando sentimientos como odio, ira, depresión, resignación y aceptación.

Muchas de estas etapas no se dan en orden, a veces cuando terminamos una relación en el momento parece ser que lo aceptamos, luego viene el sentimiento de odio hacia nuestra pareja y al pasar el tiempo manifestamos depresión por ya no estar con esa persona.

Los duelos son sanos y todos debemos de pasar por ello, es importante que al enfrentar alguna situación en la vida seamos conscientes de las emociones que manifestamos, esto es una manera de responder ante el evento y de demostrar cómo nos sentimos.

El reprimir estas emociones puede conllevar a un desequilibrio mental que se manifestará a manera física y podrá interferir en nuestras actividades de la vida diaria.

Los duelos nos permiten conocernos más, nos permiten identificar emociones y nos permiten adentrarnos en nosotros mismos.

Cada quien decide como sobrellevar su duelo, algunas personas incurren a actividades extracurriculares que les permitan mantener su mente alejada del suceso, otras personas deciden aislarse completamente y reflexionar, y otras simplemente deciden no aceptarlo, y todo esto es normal dentro de las etapas del duelo.

Una vez pasado nuestro duelo tendremos una perspectiva diferente sobre las cosas, tendremos una nueva visión y una nueva manera de ver el mundo, y este es uno de los aspectos terapéuticos del duelo, una vez superada la situación, poder adoptar una manera distinta de cómo son las cosas, de cómo son las personas y sobretodo de como soy yo.

Recuerda: en el momento que tengas que vivir tu duelo, vívelo.

Deja un comentario