Advertisement

Nuevo estudio revela la fuerte conexión entre TDAH y problemas de salud mental en adultos

Los adultos con altos niveles de síntomas del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) son más propensos a experimentar ansiedad y depresión que los adultos con altos niveles de rasgos autistas, según una nueva investigación dirigida por psicólogos de la Universidad de Bath (Reino Unido).

Este estudio es el primero que demuestra que el TDAH es más predictivo de una deficiente salud mental en adultos que otros trastornos del neurodesarrollo, como el autismo.

Hasta ahora, la información sobre los efectos del TDAH en la salud mental era escasa, ya que las investigaciones se centraban mucho más en el impacto del autismo en la depresión, la ansiedad y la calidad de vida. Como consecuencia, las personas con TDAH han tenido a menudo dificultades para acceder a la atención clínica que necesitan para hacer frente a sus síntomas.

Los autores del estudio esperan que sus hallazgos impulsen nuevas investigaciones sobre el TDAH y, en última instancia, mejoren la salud mental de las personas que lo padecen. El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por falta de atención y/o hiperactividad e impulsividad. Se calcula que afecta a entre el 3% y el 9% de la población.

El investigador principal, Luca Hargitai, declaró: «Los científicos saben desde hace tiempo que el autismo está relacionado con la ansiedad y la depresión, pero el TDAH se ha descuidado un poco«.

«Los investigadores también han tenido dificultades para separar estadísticamente la importancia del TDAH y el autismo en los resultados de salud mental debido a la frecuencia con que se dan juntos«.

La Doctora Hargitai, investigadora de doctorado en Bath, añadió: «Nuestro objetivo era medir con precisión hasta qué punto los rasgos de personalidad del TDAH estaban vinculados a una mala salud mental, teniendo en cuenta estadísticamente los rasgos autistas«.

La nueva investigación, fruto de la colaboración entre las universidades de Bath, Bristol y Cardiff, y el King’s College de Londres, se publica esta semana en Scientific Reports.

«El trastorno afecta a muchas personas, tanto niños como adultos, y el hecho de que haya más gente dispuesta a hablar de ello es positivo«, afirma Hargitai. «La esperanza es que con una mayor concienciación lleguen más investigaciones en este campo y mejores recursos para apoyar a las personas a gestionar mejor su salud mental«.

Excesivamente activos, como impulsados por un motor

El estudio utilizó una amplia muestra nacional representativa de adultos de la población británica. Todos los participantes rellenaron cuestionarios de referencia -uno sobre rasgos autistas y otro sobre rasgos de TDAH- en los que respondían a afirmaciones como «Con frecuencia me absorbo mucho en una cosa» y «¿Con qué frecuencia se siente excesivamente activo y obligado a hacer cosas, como si le impulsara un motor?«.

Los investigadores descubrieron que los rasgos del TDAH eran altamente predictivos de la gravedad de los síntomas de ansiedad y depresión: cuanto más altos eran los niveles de los rasgos del TDAH, más probable era que una persona experimentara síntomas graves de salud mental.

Mediante técnicas analíticas innovadoras, los autores del estudio confirmaron además que tener más personalidad de TDAH estaba más fuertemente vinculado a la ansiedad y la depresión que los rasgos autistas.

Estos resultados se reprodujeron en simulaciones informatizadas con una «tasa de reproducibilidad» del 100%. Esto demostró, con gran seguridad, que los rasgos del TDAH están casi con toda seguridad relacionados con síntomas más graves de ansiedad y depresión en adultos que los rasgos autistas.

Cambiar el enfoque de la investigación y la práctica clínica

Según Hargitai: «Nuestros hallazgos sugieren que la investigación y la práctica clínica deben desplazar parte de la atención del autismo al TDAH. Esto puede ayudar a identificar a las personas con mayor riesgo de ansiedad y depresión, de modo que las medidas preventivas -como el apoyo a niños y adultos en la gestión de sus síntomas de TDAH- puedan ponerse en marcha antes para tener un mayor impacto en la mejora del bienestar de las personas«.

Según el Doctor Punit Shah, autor principal y profesor asociado de Psicología en Bath, otro aspecto importante del nuevo estudio es que hace avanzar la comprensión científica de las afecciones del neurodesarrollo.

«Al subsanar las deficiencias de investigaciones anteriores, nuestro trabajo aporta información novedosa sobre los complejos vínculos entre la neurodiversidad y la salud mental en adultos, un área que a menudo se pasa por alto«.

«Ahora se necesita más investigación para profundizar en la comprensión de por qué exactamente el TDAH está vinculado a una mala salud mental, en particular en términos de los procesos mentales que podrían llevar a las personas con rasgos de TDAH a tener pensamientos ansiosos y depresivos.

«Por el momento, la financiación de la investigación sobre el TDAH -en particular la investigación psicológica- es escasa. Esto es especialmente pronunciado cuando se compara con el nivel relativamente alto de fondos dirigidos al autismo«.

«A medida que se hace evidente que el TDAH no es sólo un trastorno de la infancia, sino que persiste durante toda la vida, debemos ajustar nuestras agendas de investigación para comprender mejor el TDAH en la edad adulta«.

El Dr. Tony Floyd, director general de la Fundación para el TDAH y la Neurodiversidad, comentó los nuevos resultados: «Esta investigación demuestra claramente el mayor riesgo de comorbilidades de salud mental asociadas al TDAH en adultos. Se trata de un paso hacia el reconocimiento del impacto más amplio del TDAH no controlado y no tratado. Esperamos que esta investigación lleve a encargar más estudios en este ámbito. También esperamos que dé lugar a cambios en el diseño y la prestación de los servicios sanitarios«.

«Ahora son más evidentes las implicaciones económicas que tiene para el Sistema Nacional de Salud (SNS) no tratar el TDAH y la necesidad de formar mejor a los profesionales sanitarios, tanto de atención primaria como secundaria. Y, por supuesto, también hay otros costes que deben tenerse en cuenta: para la salud de los ciudadanos británicos con TDAH y para su vida familiar, empleabilidad y bienestar económico. Estos costes suelen estar ocultos, pero son considerables”.

Este artículo se reproduce según nota de prensa de la Universidad de Bath

Fuentes y recursos de información

Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información, para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

Luca D. Hargitai, Lucy A. Livingston, Lucy H. Waldren, Ross Robinson, Christopher Jarrold, Punit Shah. Attention-deficit hyperactivity disorder traits are a more important predictor of internalising problems than autistic traitsScientific Reports, 2023; 13 (1) DOI: 10.1038/s41598-022-26350-4

El contenido de este articulo ha sido revisado rigurosamente en su contenido, pertinencia, actualidad y la exactitud de los hechos, se agregan todos los enlaces pertinentes de las fuentes consultadas.  Nos basamos en fuentes actuales y fiables, que se citan en el texto, el contenido se comprueba una vez editado y antes de su publicación.

Advertisement

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.