jarmoluk / Pixabay

Última modificación

Los científicos han aceptado desde hace algún tiempo que los seres humanos son una compleja combinación entre rasgos heredados y el entorno que los moldea.

¿Por qué la balanza se inclina hacia una dirección o la otra?,  sin embargo, aún sigue siendo un tema de debate y aún más cuando se habla de inteligencia.

Para comprender mejor la cuestión sobre los factores ambientales y la herencia, el psicólogo, John Protzko, de la Universidad de California en Santa Barbara analizó un estudio existente para determinar cómo las intervenciones ambientales impactaban los niveles de inteligencia de niños con bajo peso al nacer.

La conclusión fundamental: Las intervenciones aumentaron los niveles de inteligencia, pero no de forma permanente. Cuando estas terminaron, sus efectos disminuyeron con el tiempo algo que los psicólogos denominan como “el efecto de desvanecimiento”   La investigación fue publicada en journal Intelligence.

Ciertas intervenciones ambientales pueden aumentar la inteligencia general”, dijo Protzko. Experto postdoctoral en META (por sus siglas en inglés: Memoria, Emoción, Pensamiento y Conciencia), del Laboratorio del Departamento de Ciencias Psicológicas y Cerebrales de la UCSB.  “No se trata sólo de aumentar las puntuaciones de una prueba psicométrica; Es el profundo cambio en la inteligencia general subyacente lo que importa. El efecto de desvanecimiento, sin embargo, se aplica de la misma manera”.

Los científicos realizan una distinción entre el puntaje de CI (Coeficiente Intelectual), una medida cuantitativa de la inteligencia y la inteligencia general, la cual refleja las capacidades cognitivas subyacentes.

Protzko revisó los resultados del Programa de Salud y Desarrollo Infantil que involucró a 985 niños, todos los cuales experimentaron un ambiente intenso y cognitivamente exigente durante los tres primeros años de su vida. Tres intervenciones principales habían sido empleadas para mejorar los efectos negativos de nacer con bajo peso al nacer.

A los tres años de edad aproximadamente, a los niños se les aplicó la prueba de inteligencia de Stanford-Binet como una medida de referencia para medir su CI, posteriormente a la edad de 5 a 8 años, luego de dos años que las intervenciones habían terminado, la prueba fue nuevamente aplicada.

Los resultados mostraron que las intervenciones habían aumentado la inteligencia general de los niños a los tres años. Sin embargo, a los cinco años los aumentos ya no eran evidentes. Según Protzko, esto demuestra que el efecto de desvanecimiento se aplica a la inteligencia general también.

Este es el segundo trabajo de Protzko sobre el efecto de desvanecimiento, este autor destaca el modelo de reacción unidireccional, que sugiere que la inteligencia se puede adaptar para satisfacer las crecientes demandas ambientales pero cuando estas demandas ya no están presentes, se vuelva al nivel anterior.

Protzko afirma al respecto:

Elevar el CI no es una cuestión de elevar los resultados de unas pruebas sin los consecuentes efectos sobre la inteligencia subyacente latente, tanto el CI como la inteligencia general pueden ser aumentadas con intervenciones ambientales específicas, sin embargo las ganancias parecen no ser permanentes y se desvanecen con el tiempo.

No obstante, señaló que los hallazgos de su análisis no indican que las intervenciones dirigidas a mejorar el desarrollo intelectual sean inútiles o estén condenadas al fracaso.

“Creo que es algo bueno intervenir y tratar de cambiar la trayectoria de estos niños”

Esta investigación no ha sido realizada en adultos por lo cual no se puede extender estos resultados a este tipo de población.

Este artículo se reproduce a partir de información proporcionada por University of California – Santa Barbara.

Fecha de publicación: 14 de Marzo de 2016

Referencia:  John Protzko. Does the raising IQ-raising g distinction explain the fadeout effect? Intelligence, 2016; 56: 65 DOI:10.1016/j.intell.2016.02.008

publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Efectivamente, para entender esto de mejor manera es posible compararlo con el deporte o ejercicio. Todos tenemos un tipo de físico( específicamente contextura) el cual nos fue dado por la genética. ¿Podemos ser mas fuertes, mas rápidos? si. Pero los límites están mas en función de la genética que del esfuerzo, eso es algo a tener en cuenta, no todos podemos ser Usain Bolt, pero podemos mejorar nuestro tiempo. Y así como existen esteroides para un rendimiento físico potenciado, es probable que en algún futuro lejano se pueda modificar la base genética de la inteligencia…

  2. Estoy de acuerdo que la inteligencia y el CI pudieran aumentarse proporcionando un medio favorable a nuestras/os niñas y niños.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.