Sistema Nervioso Somático

¿Qué es el Sistema Nervioso Somático?, Cómo funciona y qué papel desempeña

El sistema somático hace parte del sistema nervioso periférico el cual es responsable de llevar información motora y sensorial hacia y desde el sistema nervioso central.

Este sistema se compone de los nervios que se conectan a la piel, los órganos sensoriales y todos los músculos esqueléticos.

El sistema es responsable de casi todos los movimientos musculares voluntarios, así como del procesamiento de la información sensorial que llega a través de estímulos externos que incluyen la audición, el tacto y la vista.

Si deseamos aprender cualquier actividad tal como aprender a bailar, lanzar una pelota o correr, el sistema nervioso somático juega un papel vital en iniciar y controlar los movimientos corporales.

Pero ¿Cómo funciona exactamente este complejo sistema?

Comencemos por revisar más de cerca las partes clave del sistema nervioso somático.

 

Subdivisiones del sistema nervioso somático

El término «sistema nervioso somático» se deriva de la palabra griega soma, que significa «cuerpo», lo que es apropiado considerando que es este sistema el que transmite la información hacia y desde el SNC al resto del cuerpo.

El sistema nervioso somático contiene dos tipos principales de neuronas:

Las neuronas sensoriales, también conocidas como neuronas aferentes, son responsables de llevar la información de los nervios al sistema nervioso central.

Las neuronas motoras, también conocidas como neuronas eferentes, son responsables de llevar la información del cerebro y la médula espinal a las fibras musculares de todo el cuerpo.

Las neuronas que componen el sistema nervioso somático se proyectan hacia afuera desde el sistema nervioso central y se conectan directamente a los músculos del cuerpo, y llevan las señales de los músculos y los órganos sensoriales al sistema nervioso central.

El cuerpo de la neurona se encuentra en el SNC, y el axón se proyecta y termina en la piel, los órganos sensoriales o los músculos.

 

Arco reflejo y el sistema nervioso somático

Además de controlar los movimientos voluntarios de los músculos, el sistema nervioso somático también se asocia con movimientos involuntarios conocidos como arcos reflejos.

Durante un arco reflejo, los músculos se mueven involuntariamente sin intervención del cerebro.

Esto ocurre cuando una vía nerviosa se conecta directamente con la médula espinal.

Algunos ejemplos de arcos reflejos incluyen tirar la mano hacia atrás después de tocar accidentalmente una sartén caliente o una sacudida involuntaria de la rodilla cuando el médico golpea levemente la rodilla.

Las personas no tienen que pensar para poder realizar dichas acciones.

Los nervios sensitivos llevan las señales a la médula espinal, a menudo se conectan con interneuronas en la columna vertebral y luego transmiten de inmediato las señales de las neuronas motoras a los músculos los cuales desencadenan el reflejo.

Los arcos reflejos que impactan los órganos se denominan arcos reflejos autónomos, mientras que los que afectan a los músculos se denominan arcos reflejos somáticos.

 

Un ejemplo del sistema somático en acción

La función principal del sistema nervioso somático es conectar el sistema nervioso central a los músculos del cuerpo y controlar los movimientos voluntarios y los arcos reflejos.

La información captada por los sistemas sensoriales se transmite al sistema nervioso central.

El SNC luego envía señales a través de las redes nerviosas del sistema somático a los músculos y órganos.

Por ejemplo, alguien está corriendo en el parque luego de que ha llovido, mientras realiza esta actividad se percata de un charco en el camino.  Su sistema visual percibe el peligro y trasmite dicha información a su cerebro.

Luego su cerebro envía señales para que sus músculos entren en acción. Gracias al sistema somático, puede girar su cuerpo y moverse a una parte diferente de la ruta, evitar con éxito el charco y prevenir una caída posiblemente peligrosa debido al pavimento duro.

publicidad