Un estudio de identifica tres nuevos tipos de depresión

Una investigación publicada por la revista Scientific Reports ha identificado tres nuevos tipos depresión, los hallazgos ayudan a explicar por qué algunos tipos depresión no responden bien a los medicamentos.

Según recientes estimaciones la depresión afecta a más de 300 millones de personas alrededor del mundo y al menos a 2.5 millones de personas en España, 10 en México y 16 en Estados Unidos.

Cerca del 60% de los individuos que padecen depresión han experimentado un deterioro grave en su estado de salud mental y cerca del 30% de las personas que viven con depresión no encuentran un alivio de sus síntomas con los tratamientos actualmente existentes.

Los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina (ISRS) son los medicamentos más comúnmente recetados por los psiquiatras para tratar la depresión, estos funcionan al aumentar los niveles de la “hormona de la felicidad” en el cerebro: la serotonina.

Una investigación puede ayudarnos a explicar por qué los ISRS no son completamente efectivos para tratar algunos tipos de depresión.

Un equipo liderado por el profesor Kenji Doya, de la Neural Computation Unit at the Okinawa Institute of Science and Technology Graduate University (OIST) en Japón, ha identificado tres nuevos tipos de depresión.

Trazando el mapa de la depresión en el celebro

El profesor Doya explica la motivación para llevar a cabo su más reciente estudio y afirma: “siempre se ha especulado con la existencia de diferentes tipos depresión que influyen en la eficacia de la medicación, sin embargo, nunca se había llegado a un consenso”.

Para arrojar luz sobre este tema, los investigadores examinaron los datos clínicos de 134 participantes del estudio, de los cuales la mitad habían sido diagnosticados recientemente con depresión, para ello se usaron cuestionarios y análisis de sangre, los científicos recopilaron información sobre la historia de vida de los participantes, su salud mental, los patrones de sueño y otras posibles causas de estrés en su vida.

Los investigadores también emplearon escáneres de Resonancia Magnética Funcional para estudiar la actividad cerebral de los participantes, lo cual les permitió cartografiar 78 regiones cerebrales y examinar las conexiones entre dichas áreas.

Según Tomoki Tokuda, estadístico del OIST, el principal desafío de la investigación fue desarrollar una herramienta estadística que pudiera extraer información relevante para poder agrupar casos similares.

Tokuda desarrolló un nuevo método estadístico el cual le permitió a los investigadores dividir más de 3000 características medibles en cinco tipos de casos, estas características incluyeron información tal como, la incidencia de trauma infantil y la gravedad inicial del episodio depresivo.

Tipo depresión fármaco resistente

de estos cinco grupos de casos clínicos, tres correspondieron con diferentes subtipos de depresión. Las imágenes cerebrales revelaron que la conectividad funcional de las diferentes áreas del cerebro que están conectadas al giro angular precedía si las ISRS trataban efectivamente la depresión.

El giro angular es una región cerebral involucrada en el procesamiento del lenguaje, los números, la cognición espacial y la atención.

La investigación encontró que uno de los tipos identificados, el cual no respondía a los ISRS, se correlacionaba con conectividad funcional alta y con el trauma infantil.

Por otro lado, dos tipos de depresión los cuales responden bien a la medicación se caracterizan por una baja conectividad cerebral y por la ausencia de traumas infantiles.

Estos hallazgos son importantes porque pueden ayudar a predecir cuál tratamiento sería más eficaz para la depresión, teniendo en cuenta la conectividad funcional cerebral y la incidencia de trauma infantil, afirmaron los autores de la investigación.

“Este es el primer estudio que identifica los tipos depresión a partir de la historia de vida de los participantes y de datos de resonancia magnética” afirmó el profesor Doya.

“Proporciona una dirección prometedora para los científicos que estudian los aspectos neurobiológicos de la depresión”.

Contenido patrocinado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.