Deterioro cognitivo Alzheimer
geralt / Pixabay

Última modificación

El deterioro cognitivo es un importante problema asociado al envejecimiento de la población y la enfermedad de Alzheimer es la principal causa de deterioro cognitivo relacionado con la edad con aproximadamente 30 millones de pacientes a nivel mundial, a diferencia de otras enfermedades crónicas la enfermedad de Alzheimer está en aumento, lo cual plantea la necesidad apremiante de desarrollar tratamientos preventivos contra este mal.

La pérdida de la memoria, uno de los síntomas característicos en pacientes con enfermedad de Alzheimer se puede revertir y lograr una mejora sostenida utilizando un nuevo enfoque de tratamiento, es lo que afirma Bredesen del UCLA Mary S. Easton Center for Alzheimer’s Disease Research y del Buck Institute for Research on Agingen, un estudio que incluyó a 10 pacientes utilizando una combinación de terapias integrales personalizadas según cada caso logro ayudar a restituir la pérdida de memoria (Bredesen, 2014).

Algunos de estos pacientes presentaban síntomas diversos tales como la desorientación a la hora de conducir, confundir nombres y en algunos casos se habían vistos en la obligación de abandonar sus puestos de trabajo a causa de sus dificultades.

En un periodo que comprende de tres a seis meses de tratamiento, todos los sujetos participantes excepto uno, lograron mejorías objetivas y subjetivas en su memoria.    Inclusive aquellos que tuvieron que abandonar sus trabajos estuvieron en capacidad de regresar a laborar.

Una de las pacientes, una abogada de 55 años de edad, la cual había sufrido de pérdida de memoria durante un periodo de cuatro años, mostró una mejoría notable después de la aplicación del enfoque terapéutico.

Después de cinco meses en el programa terapéutico ya no requería más de su Ipad para tomar notas y no necesitaba grabar las conversaciones.

Fue capaz de retornar a su trabajo, aprendió el idioma español y comenzó a estudiar una nueva especialidad jurídica.

Además sus hijos señalaron que ya no se perdía en medio de una frase, no creía haberles pedido realizar cosas que no les había pedido y era capaz de responder con rapidez normal y  utilizando correctamente su memoria.

El profesor Dale Bredesen, autor de este enfoque terapéutico, atribuye la clave del éxito al enfoque multi-sistemas que adopto:

Los medicamentos existentes contra el Alzheimer están dirigidos a afectar un solo objetivo, pero en si la enfermedad del Alzheimer es más compleja.

Imagínese un techo el cual tiene 36 agujeros y la medina solo tiene la capacidad de parchear un solo agujero; esta droga puede trabajar muy bien, pero un solo agujero fue reparado y aun quedan 35 fugas, por lo cual el proceso subyacente no se ve afectado mucho.

Con cada paciente se diseño un programa especializado, que a menudo incluyo actividades como el ejercicio físico, la optimización del ciclo del sueño, la práctica del yoga, la estimulación cerebral y el consumo de suplementos alimenticios tales como la vitamina D3 y la melatonina.

El enfoque del doctor Bredesen se personaliza en base a pruebas exhaustivas las cuales determinan que factores están afectando la  plasticidad neuronal, en uno de los casos la terapia consistió en un programa como el siguiente:

  • Eliminación de todos los carbohidratos simples, como el gluten y alimentos procesados e inclusión en su dieta de verduras, frutas y pescado no cultivado.
  • Meditación dos veces al día, y comenzar la práctica del yoga para reducir el estrés.
  • Aumentar de cuatro a cinco las horas que se dormía a siete u ocho horas por noche.
  • Consumir melatonina, metilcobalamina, vitamina D3, aceite de pescado y la coenzima Q10 cada día.
  • Optimización de la higiene oral utilizando flosser y cepillo de dientes electicos.
  • La restitución de la terapia de reemplazo hormonal que previamente había sido descontinuada.
  • Un ayuno de mínimo 12 horas entre la cena y el desayuno, con mínimo un tiempo de espera de 3 horas entre la cena y la hora de ir a dormir.
  • Realizar ejercicio físico durante un mínimo de 30 minutos, de cuatro a seis días por semana.

Bredesen señala como desventaja del programa su complejidad puesto que toda la responsabilidad recae sobre los pacientes o cuidadores, ninguno de los pacientes fue capaz de seguir estrictamente el protocolo, sus quejas más frecuentes fueron sobre la dieta, estilo de vida y tener que consumir tantas pastillas al día.

En total el plan terapéutico del profesor Bredesen tiene 36 componentes, los cuales son adaptados en la proporción exacta para adaptarse a las necesidades de cada paciente. Sin embargo el mismo autor reconoce, el estudió aun es muy pequeño.

Esta es la primera demostración de éxito.

Los actuales resultados, anecdóticos, requieren de un estudio más amplio, no sólo para confirmar o refutar los resultados presentados, sino también para abordar todas las cuestiones clave planteadas, tales como el grado de mejora que se puede obtener de manera rutinaria, lo que más tarde puede ocurrir en el curso de la reversión del deterioro cognitivo, si este enfoque puede ser eficaz en pacientes con enfermedad de Alzheimer familiar y por último el tiempo que estas mejoras se pueden mantener.»

Aún así, a pesar de lo pequeño de la muestra los resultados resultan sorprendentes y esperanzadores.

Fases de la enfermedad de Alzheimer @CRE_Alzheimer
Fases de la enfermedad de Alzheimer @CRE_Alzheimer

Articulo en original de la investigación en PDF

publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.