jarmoluk / Pixabay

El tratamiento precoz con bebes que presentan los primeros signos de autismo es la clave de la efectividad de una nueva terapia que puede reducir sustancialmente sus síntomas, de tal forma que a los 3 años la mayoría de los niños no presentan ningún retraso en su desarrollo, son las conclusiones de un nuevo estudio. (Rogers y Ozonoff, 2014).

Esta nueva terapia comportamental denominada como ‘Infant Start’, fue desarrollada por expertos en autismo de la Universidad de California y de las Universidades de Davis y Duke en el Norte de Carolina. Los resultados del estudio piloto han sido publicados en Journal of Autism and Developmental Disorders.

La Doctora Sally J. Rogers, autora principal del estudio, explicó los impresionantes resultados de la terapia:

La mayoría de los niños que participaron en el estudio, seis de cada siete, estaban estancados en su habilidad de aprendizaje y lenguaje correspondiente a cuando tenían de 2 a 3 meses de edad.

Gran parte de los niños con Trastornos del Espectro Autista (TEA) apenas estaban recién diagnosticados.

Para aquellos niños que están logrando un tasa típica de desarrollo, estamos tratando de mejorar sus retrasos en el desarrollo.

Hemos logrado acelerar el ritmo de desarrollo y perfil, no para todos los niños de la muestra, pero si en seis de cada siete casos.

Estos avances se lograron gracias al compromiso de los padres:

fueron los padres y no los terapeutas quienes realizaron este logro.

Son ellos quienes están ahí todos los días con sus bebés.

Son los pequeños momentos de cambiar los pañales, la alimentación, jugar en el suelo, salir a caminar, columpiarse, momentos críticos del aprendizaje para los bebés.

Son esos momentos los cuales los padres pueden aprovechar de una forma que nadie más puede hacerlo.

La técnica del Infant Start involucra a los padres los cuales son entrenados por terapeutas para ayudar a sus hijos, prestando atención a sus señales sociales, un componente que suele faltar en los niños autistas.

Durante la rutina normal en la vida diaria, los padres ayudan a sus hijos a centrarse en:

  • El rostro y la voz de sus padres
  • Las interacciones que atraen la atención de los bebés, provocar sonrisas y alegrías a ambos.
  • Imitación de sonidos infantiles y acciones intencionales.
  • Uso de juguetes para apoyar, en vez de competir por la atención social del niño.

Una de las claves del éxito de la terapia es la intervención temprana. Los niños participantes en la prueba piloto tenían entre 6 y 15 meses de edad y ya presentaban síntomas de riesgo de desarrollar autismo. Intervenir a esta edad es mucho antes de lo que usualmente se hace con otros tipos de tratamiento especializado.

Estos son algunos de los síntomas tempranos del autismo en bebés:

  1. Fijación visual inusual, una concentración visual inusual y persistente de los objetos.
  2. Conductas repetitivas anormales, invierte periodos inusualmente largos de tiempo repitiendo una acción, como mirar sus manos o rodar un objeto.
  3. Falta de desarrollo de sonidos apropiados a la edad, retraso en el desarrollo de los sonidos de vocales, tales como: “ma, ma, da, da, ta, ta”.
  4. Retraso en la comunicación intencional, expresiones faciales neutras y disminución de los esfuerzos de gesticulación y atención hacia los padres.
  5. Disminución del interés en la interacción, mayor interés en objetos que en personas y dificultad para sostener contacto cara a cara.
Fuente/ UCDAVIS Mind Institute
Fuente/ UCDAVIS Mind Institute

Tratándose tan solo de una prueba piloto, los resultados resultan esperanzadores, sin embargo se requieren de mayores investigaciones con muestras estadísticamente significativas.

Rogers aclara que este tratamiento no se trata de una cura contra el autismo:

Las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) contribuyen en gran medida a nuestra cultura.

La diversidad de la naturaleza humana es lo que nos convierte en una especie poderosa y fuerte.

Estamos tratando de disminuir la discapacidad asociada al TEA.

Mi meta es que los niños y adultos con síntomas de autismo sean capaces de participar con éxito en la vida cotidiana y en todos los aspectos de la sociedad en los cuales quieran participar: obtener un trabajo satisfactorio, la recreación y las relaciones, una educación que responda a sus necesidades y metas, un circulo de persones que los amen y que en general se sientan satisfechos con sus vidas.

Deja un comentario