geralt / Pixabay

Durante varias décadas los educadores del todo el mundo han creído en una serie de mitos sobre el cerebro (Neuromitos), los cuales no tienen fundamento en las investigaciones científicas y que han servido para justificar ciertas prácticas poco eficaces de enseñanza o métodos no evaluados científicamente.

Muchos de estos neuromitos son distorsiones sesgadas de hechos científicos, factores como las condiciones culturales, el lenguaje y el uso de fuera de contexto de la terminología han contribuido a la brecha entre neurociencia y educación.

Estas conclusiones provienen de un estudio que aplicó una encuesta a maestros del Reino Unido, Turquía, Holanda, Grecia y China y el cual fue publicado en la Revista Nature Reviews Neurocience (Howard-Jones, 2014)

El termino neuromito es atribuido a Alan Crockard, que lo acuño en la década de 1980 cuando se refirió a las ideas no científicas sobre el cerebro en la cultura médica.   Actualmente se utiliza para denominar aquellos malentendidos o malinterpretaciones de los hechos científicos sobre la investigación del cerebro en otros contextos del saber, como lo sería la educación.

Estos son algunos de los neuromitos más comunes en los que creen los educadores:

1. Neuromito: Los Hemisferios cerebrales son independientes (Cerebro Derecho vs Izquierdo)

Alrededor del 70% de los docentes encuestados aún considera que los hemisferios cerebrales pueden funcionar independientemente. Esta creencia se puede evidenciar en frases tales como: “hoy trabajaremos con el hemisferio derecho.”

Este popular neuromito ha sido desmentido por el análisis de la evidencia de miles de escáneres cerebrales de resonancia magnética funcional (fMRR),  que muestran como el cerebro funciona como un todo, desmiente la creencia sobre que algunas personas tienen personalidades que son más creativas ya que su hemisferio derecho es más activo, mientas  otras al tener dominancia del hemisferio izquierdo son más analíticas y lógicas.  (Nielsen et al. 2013)

Neuromito

2. Neuromito: Solo usamos el 10% de nuestro cerebro

Cerca de la mitad de los que fueron encuestados creían que las personas sólo utilizan el 10% de su cerebro.

Aunque pensar que tan solo usamos una pequeña porción de nuestra capacidad cerebral puede parecer reconfortante, al fomentar la creencia que poseemos un gran potencial oculto aun por desarrollar, un 90%  de nuestra mente sin utilizar, el cual podría ser utilizado en caso de una lesión cerebral u ofrecer una milagrosa posibilidad de superación mental inimaginable, tal creencia resulta no ser más que un mito.

Este neuromito solo ha servido para vender productos para mejorar el rendimiento cerebral, así como por psíquicos como Yuri Geller para explicar sus extraordinarios poderes ocultos para doblar cucharas.

Este neuromito puede ser controvertido por los siguientes hechos:

  • La investigación en neurociencia ha mostrado a través de imágenes de CAT, PET y fMRR que incluso cuando dormimos no existen áreas de nuestro cerebro que se apaguen.
  • No tendría sentido evolutivo desarrollar un órgano de alto consumo energético para tan solo usar el 10%.
  • El no utilizar ese 90% del cerebro implicaría que esas neuronas que no se usan pronto se atrofiarían y morirían.

3. Neuromito: El Azúcar reduce la atención

Cerca de la mitad de los profesores considera que los niños pierden su capacidad de atención después de consumir alimentos o bebidas azucaradas.

El origen de este neuromito se ubica en las investigaciones iniciales sobre consumo de azúcar y el Trastorno por Déficit de Atención (TDAH).

Las investigaciones que han intentado comprobar esta relación no han logrado resultados y su vínculo aun es débil.

4. Neuromito: Estilos de Aprendizaje

Más del 90% de los maestros cree que los estudiantes aprenden mejor si se les enseña de acuerdo a su estilo de aprendizajes preferido: auditivo, cinestésico o visual.

Sin embargo dicha creencia no se basa en ninguna evidencia neurocientifica y no se puede afirmar que el aprendizaje mejora mediante la enseñanza acorde a los estilos individuales de aprendizaje.

5. Neuromito: El cerebro se encoge por falta de agua

Una cuarta parte de los docentes consideraba que si no se bebe de seis a ocho vasos de agua al día el cerebro se podía encoger, lo cual no es cierto.

6. Neuromito: El ejercicio mejora la comunicación entre los hemisferios cerebrales

Dos tercios de los profesores creían que una corta sesión de ejercicio ayudaba a mejorar de alguna manera la comunicación entre ambos hemisferios cerebrales.

Aunque el ejercicio puede resultar benéfico para el cerebro, no hay evidencia que éste pueda ayudar a mejorar la comunicación inter-hemisférica, por lo cual dicha afirmación carece de fundamento.

7. Neuromito: Los Períodos críticos para el aprendizaje

Alrededor de un tercio de los profesores creen que existen períodos críticos en los cuales deben ocurrir ciertos tipos de aprendizajes.

Aunque es cierto que los niños son especialmente sensibles al aprendizaje en determinados periodos, esto no implica que no puedan seguir aprendiendo a lo largo de la vida, nuestro cerebro posee la capacidad de cambiar, lo que se denomina “plasticidad neuronal”.

Un mito al respecto es que de 0 a 3 años es un periodo crítico durante el cual la gran mayoría del aprendizaje ocurre y luego el desarrollo del cerebro se lentifica.   Esta idea ha generado ansiedad en cientos de padres y ha creado una carrera contra el tiempo para proporcionar una gran cantidad de estimulación a los niños antes de que sus sinapsis se detengan,  además ha sido explotado por algunos fabricantes que ofrecen juguetes y productos para estimular el cerebro.

Ni la investigación en desarrollo neurológico o neurociencia apoyan la idea de que solo la primera infancia pueda ser considerada como una época especial de aprendizaje, las investigaciones al contrario sugieren que el éxito de las intervenciones educativas dirigidas a mejorar el aprendizaje exigen de la atención sobre las necesidades y características especificas de los niños y el tipo de intervención.

Las explicaciones fáciles a menudo resultan más atractivas aunque sean erróneas, además pueden ser utilizadas por gran cantidad de comerciantes para ofrecer productos que pretenden estimular el cerebro, en otras palabras proporcionar mensajes simples sobre las edades criticas de aprendizajes maximiza rentabilidad de algunos a la vez que genera un neuromito.

Otros neuromitos que algunos docentes creen incluyen:

  •  Beber regularmente bebidas con cafeína disminuye  el estado de alerta,
  • Problemas de aprendizaje no pueden  ser aliviados por la educación.

Paul Howard-Jones, autor del estudio, dijo:

Estas ideas se venden con frecuencia a los profesores como sustentadas en la neurociencia, pero la neurociencia actual no puede ser usada para soportarlas.

Estas ideas no tienen valor educativo y a menudo se asocian con las malas prácticas en el aula.

4 Comentarios

  1. Te equivocaste en el punto 4 con respecto a los estilos de aprendizaje. De echo muchas personas que tienen ASD (espectro autista) u otras neuropatologias piensan de manera visual y aprenden mas facilmente de esa forma tanto por dibujos o pictogramas. Hay muchos casos bien documentados, el mas famoso es el de la autista temple grandin, te invito a que lo busques ya que es muy interesante y fascinante, y ella hasta escribió un libro llamado “pienso en imagenes”.
    Ademas tambien hay personas que piensan de forma cinestesica (no sinestesica!!) Aunque son mas escasas pero un par de busquedas por google te arrojaran buenos resultados. Saludos

  2. De todo esto la mayoría no me queda claro, es decir, hubieron muchas cosas con las que quedo inconforme con lo dicho.
    Por ejemplo:
    1. Neuromito: Los Hemisferios cerebrales son independientes (Cerebro Derecho vs Izquierdo)
    A mi parecer, hasta cierto punto serian independientes uno del otro, y por esto me refiero a que cada hemisferio tendrá sus capacidades y no se trata de que alguien esté orientado más a uno que al otro, sino que no saben cuando ocupar uno o el otro. Por lo poco que he llegado a estudiar sobre los hemisferios, tengo por entendido que si una persona tuviera un problema en el hemisferio izquierdo, tendría problemas para hablar y se vería afectado las funciones motoras del lado derecho del cuerpo. Pero de que son independientes, eso no lo considero, ya que desde mi punto de vista es necesario complementar las habilidades de un lado como del otro, para lograr cierto equilibrio entre ambos hemisferios.

    2. Neuromito: Solo usamos el 10% de nuestro cerebro.
    Es decir, por lo que entiendo una neurona es capaz de almacenar mucha información, pero la cantidad de tiempo no creo que sea suficiente para llenarlas todas. O también podría referirse a que no ocupamos todas las capacidades a las que un humano tiene la capacidad de desarrollar.

    3. Neuromito: El Azúcar reduce la atención
    Lo que sé es que el azúcar reduce las capacidades intelectuales, no recuerdo mucho de lo que había leído, pero desde mi punto de vista es cierto.

    4. Neuromito: Estilos de Aprendizaje
    En esto realmente no estoy para nada de acuerdo. Cada persona tiene distintas capacidades. Y no se trata tanto de talentos, yo en lo personal sé muy bien que utilizar nuestras capacidades es lo más lógico. Soy una persona bastante visual y sé que lo que veo es fácil para mí hacerlo. Y aunque no se base en ninguna evidencia neurocientífica, no es la única forma de corroborar esta idea, no hace falta más que la observación.

    5. Neuromito: El cerebro se encoge por falta de agua
    Si bien el cerebro no se encoje, es bien sabido que es necesario de un gran consumo de agua para que el cerebro pueda trabajar de la mejor manera y es muy benéfico tomar agua.

    6. Neuromito: El ejercicio mejora la comunicación entre los hemisferios cerebrales
    Bueno, esto sería como cuando alguien quiere ser bueno en algo o producir resultados eficaces, por ejemplo, quiero volverme más inteligente, debo de estudiar, y como muchos deberán saber es necesario saber cómo estudiar, porque sino al final esto será ineficaz. Así que sino mejoramos en algo es porque no supimos hacerlo de la mejor forma de acuerdo con nuestras capacidades/habilidades mentales.

    7. Neuromito: Los Períodos críticos para el aprendizaje
    En esto esto de acuerdo. No se trata de estimular el cerebro de forma apresurada, sino cada cosa a su tiempo, y por supuesto, lo básico siempre al inicio. Mientras uno siga entrenando su cerebro no tendrá problemas en el aprendizaje en años posteriores, solo se trata de saber manejar el estudio y no de saturar al cerebro con mucha información que al final será perjudicial para nuestras capacidades intelectuales.

    No seré psicólogo, neurocientífico o tener alguna profesión, pero en verdad que me apasiona aprender y entender las cosas desde distintos puntos de vista. Y a mi parecer la neurociencia no podrá probar todas nuestra hipótesis 🙂

    • Estoy muy de acuerdo con su punto de vista, algunas (varios) neuromitos, me parecieron logicamente incorrectos, creo que muchas veces depende de la forma en la que lo expliquemos, pero la logica y los conocimientos basicos aprendidos, tambien juega un papel muy importante.

    • Gracias por tus comentarios… Estoy de acuerdo contigo por la simple razón que en lo referente a la neurociencia, aunque apasionante; no existen verdades absolutas aún se sigue investigando.

Deja un comentario