El impacto de las pantallas en el desarrollo infantil

En la era moderna, las pantallas han tomado un papel predominante en la vida cotidiana de las personas, y esto incluye a los más jóvenes de la sociedad. En un estudio recientemente publicado en JAMA Pediatrics el 21 de agosto de 2023, se exploró cómo las pantallas influencian el desarrollo en niños, generando preocupaciones sobre las futuras generaciones.

El estudio, llevado a cabo por Taku Obara, Ippei Takahashi y su equipo, examinó a 7,097 díadas de madres e hijos japoneses reclutados entre 2013 y 2017.

Se evaluaron los reportes de las madres acerca del tiempo que sus bebés pasaban frente a pantallas (televisión, videojuegos, internet) a la edad de un año, y se utilizaron estos datos para predecir cinco resultados cuando los niños tenían dos y cuatro años: habilidades de comunicación, habilidades motoras gruesas y finas, resolución de problemas y habilidades personales y sociales.

Los resultados revelaron una conexión preocupante entre el uso intensivo de pantallas y el desarrollo infantil. Los niños que pasaban más tiempo frente a pantallas mostraban habilidades de comunicación y motricidad fina más pobres tanto a los dos como a los cuatro años.

Además, se encontraron retrasos en la resolución de problemas y habilidades personales y sociales a los uno y dos años, aunque estos retrasos ya no eran evidentes a los cuatro años.

El estudio no solo se limitó a los datos sobre tiempo de pantalla y desarrollo, sino que también consideró otras variables ambientales que podrían influir en las diferencias individuales en el desarrollo infantil, como la edad de la madre, si el niño era el primero, la educación de la madre, los ingresos familiares, si el niño vivía con abuelos u otros adultos, y si la madre experimentó depresión posparto o algún trastorno de vínculo materno.

Los autores del estudio pudieron analizar y descartar explicaciones alternativas para sus hallazgos, relacionados con estas facetas del entorno del niño.

Un punto alarmante que surge es la relación entre el mayor tiempo de pantalla en niños con retrasos en habilidades personales y sociales a la edad de un año, y cómo estos retrasos persisten hasta los dos años, pero se resuelven para los cuatro años.

Esto plantea preguntas importantes sobre si las pantallas podrían estar contribuyendo a una mayor tasa de retrasos en el desarrollo en las futuras generaciones.

La nueva generación está creciendo rodeada de pantallas, lo que plantea una inquietante pregunta: ¿estamos enfrentando una crisis en el desarrollo infantil?

Si las pantallas están realmente desencadenando retrasos en el desarrollo, esto podría tener un impacto profundo en el futuro de estas generaciones y en el mundo en general.

Los niños de hoy son los futuros líderes, trabajadores y ciudadanos, y su habilidad para comunicarse, resolver problemas y relacionarse socialmente es crucial para el progreso de la sociedad.

En conclusión, la investigación reciente sobre el impacto de las pantallas en el desarrollo infantil nos llama a la reflexión. Si bien la tecnología tiene sus beneficios, es esencial abordar con seriedad cómo su uso excesivo podría estar afectando negativamente el desarrollo de las generaciones venideras.

Es responsabilidad de la sociedad, los padres y los educadores tomar medidas para equilibrar el tiempo de pantalla con otras actividades y garantizar un desarrollo saludable y equitativo para nuestros niños.

Fuentes y recursos de información

Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información, para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

Takahashi, I., et al. (2023). Screen time at age 1 year and communication and problem-solving developmental delay at 2 and 4 years.  JAMA Pediatrics. Advance online publication. https://doi.org/10.1001/jamapediatrics.2023.3057

El impacto de las pantallas en el desarrollo infantil

Claudia Cedeno Nadal, M.S., BCaBA, se encuentra enfocada en un doctorado en psicología clínica en una universidad acreditada por la Asociación Americana de Psicología (APA), Albizu University localizada en Miami Florida. La pasión de Claudia por la psicología abarca todos sus aspectos, con un enfoque particular en la psicología infantil y adolescente, así como en la psicología clínica general. Su deseo de servir a la comunidad a través de la práctica clínica le ha llevado a desarrollar un profundo interés en comprender las necesidades y desafíos únicos que enfrentan los niños y adolescentes, así como aquellos que pertenecen a otros grupos de edad y circunstancias.

Advertisement

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.