viernes, diciembre 4, 2020

¿Hay solo un tipo de trastorno depresivo?

Los diferentes tipos de trastornos depresivos

La depresión es el trastorno mental más prevalente en España. Esta enfermedad afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, de los cuales aproximadamente 3 millones corresponderían a España según la última encuesta nacional de la salud llevada a cabo en el año 2017.

Generalmente se habla de depresión o trastorno depresivo en términos genéricos, pero ¿Hay realmente solo un tipo de trastorno depresivo?

Es cierto que la característica principal de la depresión como tal es la tristeza, pero no todas las personas sufren de la misma manera.

Hay diferentes tipos de trastornos depresivos que vamos a explicar brevemente a continuación. Como hemos dicho anteriormente el rasgo común de todos ellos es la presencia de un estado de ánimo triste, vacío o irritable, acompañado de otros cambios somáticos y cognitivos que afectan significativamente a la capacidad funcional del individuo. Lo que los diferencia es la duración, la presentación temporal y la etiología.

Tipos de trastornos depresivos

 Trastorno Depresivo Mayor: 

Sintomatología: se caracteriza por episodios determinados de al menos dos semanas de duración que impliquen un estado de ánimo deprimido la mayor parte del día o disminución importante del interés o placer de todas las actividades. Estos síntomas de depresión deben ir acompañados de alguno de los siguientes síntomas como la pérdida o aumento de peso, insomnio o hipersomnia, cambios psicomotores, fatiga, sentimientos de inutilidad, dificultad para concentrarte y/o pensamientos recurrentes de muerte.

En los niños y adolescentes destacaría un estado de ánimo irritable, más que triste.

El trastorno depresivo mayor se asocia a una alta mortalidad debida al suicidio, es por eso su importancia en detectarla y tratarla lo antes posible.

Curso: este trastorno prevalece en mujeres de entre 18 y 29 años, iniciándose en la adolescencia temprana.

Origen: la depresión puede ser de origen exógeno (factor externo determinante) o depresión endógena (causas desconocidas). No se sabe el origen específico pero si que se han observado diferentes factores de riesgo como:

Personalidad: el rasgo neuroticismo es un factor de riesgo para el inicio de este trastorno.

Ambiental: diversos acontecimientos vitales estresantes en la infancia pueden constituir un potente factor de riesgo.

Otros trastornos comórbidos: padecer otros trastornos como ansiedad, trastorno límite de la personalidad y el consumo de sustancias entre otras enfermedades médicas favorece la aparición de la depresión.

Especificaciones: se debe especificar si cursa con ansiedad, características mixtas, melancólicas, atípicas, psicóticas, catatonia, inicio periparto (depresión post parto) o estacional.

Trastorno Depresivo Persistente: 

Sintomatología: este trastorno también se conoce como distimia. Se caracteriza por un estado de ánimo deprimido durante la mayor parte del día durante un mínimo de dos años. En niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable y la duración ha de ser de un mínimo de un año.

Al igual que el trastorno depresivo mayor, debe ir acompañado de otros síntomas como pérdida o aumento de peso, insomnio o hipersomnia, poca energía, baja autoestima, falta de concentración y/o sentimientos de desesperanza.

La principal diferencia con el trastorno anterior es la duración de un mínimo de 2 años.

Curso: Este trastorno a menudo tiene un inicio temprano, insidioso y crónico.

Factores de riesgo son los mismos que en el trastorno depresivo.

Trastorno Disfórico Premenstrual:

Sintomatología: este trastorno se caracteriza por cambios de humor recurrentes, irritabilidad intensa, estado de ánimo deprimido y /o ansiedad durante la última semana antes del inicio de la menstruación.

Estos síntomas van acompañados de desinterés por actividades habituales, baja concentración, fatiga,    cambios en el apetito y sueño, sensación de agobio y/o síntomas físicos (dolor mamario, articular,        hinchazón).

Curso: los síntomas empiezan a mejorar días después de la menstruación hasta desaparecer al finalizar la menstruación.

Factores de riesgo: el estrés, cambios estacionales, traumas interpersonales y un factor genético importante de un 50% de heredabilidad para los síntomas premenstruales. Se ha viso que el uso de anticonceptivos orales produce una reducción de estos síntomas.

Trastorno de Desregulación Disruptiva:

Sintomatología: este trastorno se caracteriza por presentar irritabilidad persistente y episodios frecuentes de descontrol conductual extremo en niños de hasta 12 años de edad. Estos episodios se presentan durante un mínimo de 12 meses en dos o tres contextos. Se diagnostica entres los 6 y 18 años.

Este trastorno se ha añadido en esta sección en la última edición del DSM 5, para evitar el sobrediagnóstico de bipolaridad en niños y porque a menudo conduce a trastornos unipolares o de ansiedad al pasar a la adolescencia o adultez.

Trastorno depresivo inducido por una sustancia/medicamento: Hay una relación entre el estado de ánimo depresivo y el uso de alguna sustancia.

Trastorno depresivo debido a otra afección médica: relación entre el estado de ánimo depresivo y alguna enfermedad médica.

Otro trastorno depresivo no especificado: trastornos que no cumplen con ninguno de los requisitos anteriores.

Estos son los diferentes tipos de trastornos depresivos que se recogen en la 5ta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (American Psychiatric Association, 2013). 

Además de estos trastornos depresivos hay otros trastornos que comparten un estado de ánimo triste como el trastorno bipolar, de adaptación, de personalidad, entre otros. Por esto es importante una valoración de todas las áreas del paciente para poder hacer un buen diagnóstico y orientar bien la intervención.

La terapia cognitiva-conductual se ha comprobado que es el tratamiento más eficaz para combatir la depresión. Esta modalidad trata los síntomas cognitivos, afectivos y conductuales en la globalidad del individuo. Esta parte se abarcará en otro blog específico del tratamiento para la depresión.

Si te ha gustado este contenido, te recomiendo que visites psicomaresme.es donde encontrarás más artículos relacionados.

Si te sientes identificado con alguno de ellos, no dudes en consultar con algún profesional para realizar una evaluación e intervención.

Referencias
  • Asociación Americana de Psiquiatría. (2013). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (5 ª ed.) Arlington, VA: American Psychiatric Publishing
  • Belloch, Sandín y Ramos (2008). Manual de psicopatología. Madrid: McGraw-Hill 
Júlia Heredia
Júlia Herediahttp://www.psicomaresme.es
Soy psicóloga General Sanitaria especializada en el área infanto-juveníl y en trastornos emocionales. Me considero una apasionada de la psicología y la escritura. Puedes saber más de mi en Psicomaresme.
enlaces patrocinados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 habilidades psicológicas importantes para emprender o trabajar por cuenta propia

Los emprendedores a menudo enfrentan una batalla a la hora de iniciar o hacer crecer sus ideas de negocio.  Sin embargo, es más probable...

Síguenos en:

58,673FansMe gusta
7,613SeguidoresSeguir
1,531SeguidoresSeguir
Advertising