La depresión en la adolescencia no se trata solo de mal humor y de melancolía, si no qué es un problema grave que tiene efectos en todos los ámbitos de la vida del adolescente.

La depresión adolescente puede conducir a las drogas, el abuso del alcohol, el odio a sí mismo y la automutilación, el embarazo, la violencia, e incluso el suicidio.

Aunque para los padres en muchas ocasiones parece que sus hijos adolescentes se vuelven inaccesibles,  existen algunas maneras en las que poder ayudarles.

Hablar sobre el problema cuando el hijo esté receptivo sin regañinas ni reproches y ofrecerle apoyo incondicional son alguna de las maneras.

Síntomas de que un adolescente está sufriendo una depresión

Hay que tener en cuenta que la adolescencia no es una época fácil para muchas personas.

Nos enfrentamos a una serie de presiones, cambios y preguntas acerca de quiénes somos y cuál es nuestro lugar en el mundo.

La transición de niño a adulto también puede generar conflictos con los padres cuando los adolescentes comienzan a demandar independencia.

Debido a todo esto no siempre es fácil diferenciar entre el mal humor y un trastorno depresivo.

Además los adolescentes depresivos no siempre se manifiestan tristes ni se aíslan de los demás (En ocasiones sí) sino que pueden aparecer otros síntomas como irritabilidad, agresión e ira.

Los principales síntomas que se manifiestan en adolescentes depresivos son los siguientes:

  • Irritabilidad, ira u hostilidad
  • Tristeza o desesperanza
  • Llanto frecuente
  • Aislamiento de amigos y familiares
  • Pérdida de interés en actividades
  • Los cambios en los hábitos de alimentación y sueño
  • Inquietud y agitación
  • Sentimientos de inutilidad y culpa
  • No saber como controlar la ansiedad
  • La falta de entusiasmo y motivación
  • La fatiga o falta de energía
  • Dificultad para concentrarse
  • Pensamientos de muerte o suicidio

Efectos de la depresión adolescente

Los efectos negativos de la depresión en la adolescencia van mucho más allá de un estado de ánimo melancólico.

Muchos comportamientos o actitudes en adolescentes rebeldes e insalubres son en realidad indicaciones de depresión.

Las siguientes son algunas de las formas en que los adolescentes pueden actuar en un intento de hacer frente a su dolor emocional:

  • Los problemas en el colegio. La depresión puede causar cansancio crónico y dificultades de concentración, que pueden traducirse en falta de asistencia a las clases, suspensos, frustración, etc…
  • Muchos adolescentes deprimidos se van de casa o hablan de huir. Estos intentos suelen ser un grito de ayuda.
  • Abuso de drogas y alcohol. Los adolescentes pueden usar alcohol o drogas en un intento de evadir sus sentimientos depresivos y sentirse mejor. Desafortunadamente, el abuso de sustancias sólo empeora las cosas.
  • Baja autoestima. La depresión puede provocar e intensificar los sentimientos de fealdad, vergüenza, fracaso, indignidad…
  • Adicción a Internet. Los adolescentes pueden acudir a internet para escapar de sus problemas, pero el uso excesivo de la computadora sólo aumenta su aislamiento, alimentando aún más la depresión.
  • Comportamiento imprudente. Los adolescentes deprimidos pueden involucrarse en conductas peligrosas o de alto riesgo, tales como la conducción temeraria, fuera del control de la bebida y relaciones sexuales sin protección.
  • Algunos adolescentes que son víctimas de acoso escolar o de cualquier tipo de violencia en casa, se convierten en violentos. Al igual que en el caso de la masacre de la escuela de Columbine y Newtown, en ocasiones el odio a uno mismo y el deseo de morir puede estallar en violencia y furia homicida.

La depresión adolescente también puede ir asociada con otros problemas como pueden ser los trastornos de alimentación y las autolesiones.

Señales de advertencia del suicidio en adolescentes

En ocasiones los adolescentes hablan y piensan sobre el suicidio e incluso llegan a hacer intentos de llevarlo a cabo ya sea con intención de llamar la atención o de huir de su sufrimiento. Sea cual sea la intención estas señales de advertencia no deben ser pasadas por alto ya que está en juego algo tan importante como la vida de una persona.

Señales de advertencia que no hay que pasar por alto:

  • Hablar o bromear sobre el suicidio
  • Decir cosas como, “Yo estaría mejor muerto”, “Ojalá pudiera desaparecer para siempre”, o “No hay manera de salir.”
  • Hablar positivamente acerca de la muerte o idealizar morir (“Si yo muriera, la gente podría amarme más”)
  • Escribir cuentos y poemas sobre la muerte, la muerte o suicidio
  • Participar en conducta temerarias o tener una gran cantidad de accidentes
  • Regalar posesiones muy preciadas
  • Decir adiós a la familia y amigos como si fuera la última vez
  • Comprar o buscar información sobre armas, pastillas, etc…

 

¿Cómo acercarse a un adolescente deprimido?

Si sospechas que un adolescente puede estar sufriendo una depresión habla con el de inmediato. Incluso aunque no estés seguro de que este sea el problema si hay comportamientos o emociones problemáticas se debe hablar de ello.

Es normal que el adolescente se muestre reacio a hablar de ello (puede estar avergonzado o temeroso de no ser comprendido) o que admita que está mal pero no sepa exactamente que le ocurra.  Esto es frecuente que ocurra y no hay que perder la paciencia.

Consejos para hablar con un adolescente deprimido:

 

OpenClipartVectors / Pixabay

 

  • Ofrecer apoyo: Tiene que quedar claro que estás dispuesto a brindarle todo el apoyo que pueda necesitar de manera incondicional.
  • Sea amable pero persistente: Respeta el nivel de comodidad del adolescente pero sigue haciendo hincapié en tu preocupación y tu voluntad por escucharle y comprenderle.
  • No le interrogues: Los adolescentes odian los interrogatorios y frente a ellos es normal que salten a la defensiva.
  • Escuchar sin sermonear: Resiste cualquier tentación de criticar, juzgar, ofrecer consejos no solicitados o ultimátum. No es el mejor momento.
  • Validar sus sentimientos: Puede que los sentimientos o preocupaciones que el adolescente esté expresando te parezcan tonto o irracionales. Sin embargo es importante que empatices con el dolor y la tristeza que puede estar sintiendo.

En definitiva, tratar a un adolescente con depresión puede resultar algo muy complicado, sin embargo siempre existe algo que podemos hacer para ayudarle, aunque simplemente sea hacerle ver que estaremos ahí para cuando necesite nuestra ayuda.

Te animo a que le eches un vistazo a mi blog “Psicorumbo” y a que te suscribas a él.   para recibir un audio de relajación guiada y el ebook “10 pequeñas pautas para generar un gran cambio en tu vida”.

Deja un comentario