Última modificación:

Una de nuestras preocupaciones en la vida actual es perder esos kilitos de más que vamos ganando con la edad o con una dieta poco saludable, una de las formas más comunes a las que recurrimos para cumplir este objetivo es realizar ejercicio, sin embargo dicha estrategia pocas veces funciona, ¿ha notado que cuanto más actividad física realiza también aumentan más sus deseos de comer?.

Una investigación psicológica encuentra la forma de salir de esa trampa de realizar más ejerció para luego comer a continuación. (Werle et al., 2014).

Todo tiene sentido, usted realiza una considerable cantidad de ejercicio físico con lo cual quema muchas calorías, entonces eso activa su metabolismo y por tanto siente deseos de comer más, por lo que terminamos en el mismo punto en el cuál empezamos.

La cuestión es, ¿por qué molestarnos en realizar más actividad física si no sirve de nada? La respuesta es sencillamente porque es divertido.

La diversión es la clave para salir del círculo vicioso de realizar ejercicio y comer más a continuación.

Esta idea fue la que inspiro a Carolina Werle y colegas para crear un experimento para medir el efecto de comer bocadillos después de hacer ejercicio contra el solo divertirse.

Para probar esta hipótesis, los investigadores pidieron a 56 mujeres con sobrepeso dar un paseo de media hora, tras lo cual se servían el almuerzo.

Pero todo ello tenía un pequeño truco, a la mitad de ellas se les dijo que era ejercicio y que debían monitorear su esfuerzo, a la otra mitad se les dijo que solo se estaban divirtiendo y que debían escuchar música mientras caminaban y disfrutar mientras tanto.

Luego cuando llegaban a sus casas y mientras descansaban antes de almorzar, estas mujeres demostraron la diferencia entre hacer ejercicio y divertirse.

Lo sorprendente de los resultados fue que aquellas mujeres que salieron a solo a divertirse un rato, no solo se sentían más felices y menos cansadas después de su paseo, sino que también comían menos pudin y bebían menos refrescos.

En general, aunque ambos grupos quemaban aproximadamente las mismas calorías al caminar, las mujeres que salieron a caminar por placer comían menos después.

Y esto puede tener una explicación en nuestra forma de pensar y concebir la actividad física, y en la búsqueda de recompensa que ello implica:

Participar en una actividad física parece desencadenar la búsqueda de recompensa cuando los individuos perciben como ejercicio, pero no cuando lo perciben como divertido.” (Werle et al., 2014).

Así que si tiene pensado bajar de peso en estos días realizando alguna actividad física, olvídese de eso, más bien salga solo un rato y diviértase mucho, y si accidentalmente realiza algo de ejercicio no importa.

publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.