Última modificación:

Causas del TDAH

A medida que avanzan las investigaciones sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), podemos obtener una comprensión más profunda sobre las causas de esta condición.  En este artículo se exploran las siete causas más reconocidas actualmente.

Causas genéticas

Gran parte de los investigadores expertos en el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) concuerdan en que su origen principalmente es hereditario. Se estima que entre el 70 a 80% de las personas diagnosticadas con TDAH han heredado la condición.

A este respecto, estudios con gemelos y niños adoptados han sido útiles para determinar qué papel juega el ambiente y qué papel desempeñan los genes. Estos estudios realizados con familias han agregado datos importantes a nuestro conocimiento sobre los factores genéticos del TDAH.

La doctora Patricia Quinn, es una pediatra del neuro-desarrollo con más de 30 años de experiencia trabajando con niños y familias con TDAH y discapacidades de aprendizaje.

Ella afirma que un estudio de la historia familiar en profundidad a menudo resulta muy revelador. Se pueden crear árboles genealógicos y ayudar a identificar a los miembros de la familia que presentaban síntomas de TDAH, incluidos aquellos adultos que nunca fueron diagnosticados.

A pesar de la falta de un diagnóstico formal a su debido tiempo, la historia puede revelar que estos adultos nunca pudieron asentarse, cambiaron de trabajo con frecuencia, tuvieron problemas crónicos para terminar sus proyectos, organizar su vida, etc.

Para aquellas personas cuyo padre padece de TDAH, su presentación (o subtipo) de TDAH, ya sea Inactiva, Hiperactiva-Impulsiva o combinada, no influirá en la presentación actual del TDAH.

Exposición al plomo

La exposición al plomo, incluso a niveles bajos, durante el embarazo o en la primera infancia está vinculada a la hiperactividad y falta de atención. El plomo es una neurotoxina se puede encontrar en lugares sorprendentes, tales como el suelo, el agua de beber, bisutería, en la pintura de casas construidas antes de 1978 o en inclusive en la gasolina.

En uno de los estudios recientes que examinan la posible relación entre el plomo y el TDAH, los investigadores encontraron que los niños con TDAH tenían niveles ligeramente más altos de plomo en la sangre que los niños sin TDAH.

Exposición a ciertas sustancias en el Útero

El estar expuesto a ciertas sustancias durante el embarazo puede aumentar el riesgo de TDAH.

TDAH y Tabaquismo materno

Un estudio encontró una relación significativa entre la cantidad de cigarrillos fumados durante el embarazo y el riesgo de TDAH para el niño. Cuantos más cigarrillos consumió la madre, mayor fue el riesgo de TDAH.

TDAH y Consumo de alcohol durante el embarazo

Un estudio encontró que aquellas madres que abusaron del alcohol durante el embarazo tenían el doble de probabilidades de engendrar un hijo con TDAH, y aquellas madres que presentaron dependencia del alcohol durante el embarazo tenían 3 veces más probabilidades de tener un hijo con TDAH.

Un nacimiento prematuro

Nacer prematuramente y/o con bajo peso aumenta la probabilidad de desarrollar TDAH.

Según el Doctor Glen Elliott, psiquiatra jefe y director médico del Consejo de Salud Pediátrica en Palo Alto, California:

«La realidad es que el riesgo adicional de TDAH es relativamente bajo para los bebés nacidos cerca de su fecha de término, pero es significativamente mayor para los bebés nacidos siete o más semanas prematuramente».

Complicaciones obstétricas

Los problemas del embarazo como la eclampsia o un parto prolongado son otro factor.

Ciertas enfermedades

Enfermedades como la meningitis o la encefalitis pueden ocasionar problemas de aprendizaje y atención.

Trauma cerebral, lesión cerebral y TDAH

Un pequeño porcentaje de la población manifestará síntomas de TDAH como consecuencia del daño cerebral, el cual puede ocurrir tras una lesión cerebral temprana, trauma u otro impedimento para el normal desarrollo del cerebro.

Lo que no causa el TDAH

A medida que se llevan a cabo más investigaciones, no solo estamos aprendiendo qué causa el TDAH, sino que también estamos aprendiendo lo que no lo causa.

A continuación, se describen cinco factores no producen TDAH:

  1. Ver televisión
  2. La Dieta, incluyendo consumir demasiada azúcar
  3. Trastornos hormonales (como por ejemplo tiroides baja)
  4. La mala crianza de los hijos
  5. Jugar video juegos

Algunos otros datos interesantes sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

El TDAH no está relacionado con el sexo

La posibilidad de heredar el TDAH no está relacionada con el sexo del progenitor. En otras palabras, el TDAH es una condición que no solo se presenta en hombres y por lo tanto, no solo se transmite de un padre a su hijo.  Frecuentemente se cree que únicamente el padre puede tener TDAH y si él no tiene TDAH, entonces el niño no puede tenerlo.  Esto es incorrecto. Es importante entender que tanto la madre como el padre pueden padecer de TDAH.

El TDAH es un rasgo dominante y no está relacionado con el sexo; lo que significa que es autosómico dominante, autosómica dominante es una forma en que un trastorno se transmite a través de las familias. Fuente.

No existe un solo gen específico que cause el TDAH

Hasta la fecha, se han encontrado varios genes que son candidatos en familias que demuestran TDAH; sin embargo, los científicos consideran que no es un gen en particular, sino la interacción de varios de estos genes y el medio ambiente lo que produce que los síntomas del TDAH se manifiesten.

 

Probabilidad de ocurrencia

Si un niño de la familia es diagnosticado con TDAH, hay un 60% de posibilidades que cada niño adicional también lo tenga. Eso no quiere decir que el 60% de los niños por nacer tendrá TDAH, más bien esto significa que por cada nuevo nacimiento que se produzca existe un 60% de posibilidades de que ese niño en particular también presente TDAH.

publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.