martes, septiembre 28, 2021

Aprender a perdonar; la importancia de hacerlo

Piensa por un momento. ¿Cuántas veces que te han pedido perdón, has perdonado realmente? ¿Y cuántas veces has pedido perdón? 

Se nos ha enseñado que cuando alguien ha hecho algo que nos ha causado daño, con sólo recibir un simple “perdón” de esa persona las cosas parecen solucionarse, pero realmente no es así. La herida sigue estando y es un proceso que necesitamos sanar para poder estar bien de nuevo y, perdonar a la persona de forma sana y real. 

Por lo tanto, ¿qué implica perdonar? Perdonar es aprender a dejar ir todo aquello que nos ha hecho daño en algún momento. Como dice Marian Rojas Estapé “perdonar es superar las heridas del pasado y volver sano y salvo”. 

Aprender a perdonar no es fácil; es un proceso que necesita tiempo, primero tenemos que asimilar lo ocurrido y, cuando estamos un poco mejor, empezar este proceso; siempre y cuando tengamos predisposición de hacerlo. 

Cuando perdonamos no sólo estamos nosotros, sino que está presente también la persona a la que tenemos que perdonar. Y esto implica un proceso de liberación para esa persona y para nosotros; para no estar cargando más tiempo con la culpa y/o con el sentimiento. 

Muchas personas intentan no perdonar porque creen que esto significa que le das a la persona “una segunda oportunidad para que te vuelva a hacer daño” o simplemente porque creen que esa persona tiene que “pagar un precio” por lo que ha hecho. Pero las personas que tienen esta creencia ¿nunca se han equivocado? 

Perdonar no quiere decir que todo vuelva a empezar de cero y es super bonito, no. Cada persona puede seguir su propio camino sin necesidad de volverse a encontrar, o si; eso ya depende de las dos partes. 

¿Sabéis que no saber perdonar tiene sus consecuencias? Cuando decides no perdonar a esa persona vives con rencor, rabia y resentimiento dentro de ti y le das a tu cerebro vía libre para que siga recordandote estos sentimientos y el dolor sufrido. 

Nos podemos encontrar ante dos situaciones; que con la persona que nos ha hecho daño ya no tengamos contacto; cosa que provoca que nos hacemos daño a nosotros mismos si no la perdonamos. O que esta persona sea del círculo cercano y, por lo tanto, lo que hacemos es que la relación se vaya deteriorando con el tiempo y las dos partes salgan muy perjudicadas. 

Recordar que el acto de saber perdonar demuestra nuestra inteligencia emocional y es una decisión que nos permite seguir avanzando con nuestra vida sin vivir con emociones negativas dentro. 

Eso sí, si sois vosotros los que habéis hecho daño a otra persona, pedirle perdón siempre (de corazón); vosotros os sentiréis mejor y habréis puesto un granito de arena para que todo vaya a mejor. No os olvidéis que una simple palabra como “perdón” puede llegar a ser mágica. 

Aprender a perdonar; la importancia de hacerlo
Andrea Tabueña Puente
Soy psicóloga especializada en el ámbito clínico. Me gradué en 2020 y he estado haciendo cursos en relación a mi ámbito para continuar con mi formación profesional. Actualmente soy estudiante del máster Psicología infantil y juvenil. Mi lema: no hay salud sin salud mental.
enlaces patrocinados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en:

58,369FansMe gusta
7,777SeguidoresSeguir
1,507SeguidoresSeguir
Advertising