¿Por qué alucinamos?

¿Qué son las alucinaciones?, sus causas, tipos y teorías explicativas...

Última modificación:

Imagen fatal, ¿es que no eres tan sensible al tacto como a la vista? ¿O eres tan sólo un puñal en mi mente, objeto falso, creado por el ardor de la fiebre?  – Macbeth, Shakespeare  –

Si algunas vez has visto, sentido o escuchado cosas que los demás no ven, sienten o escuchan, no te preocupes, al menos 1 de cada 20 personas en el mundo alguna vez han experimentado una alucinación, estas no son siempre la consecuencia de una enfermedad mental grave, las personas sanas también pueden tener este tipo de experiencias.

¿Qué son las alucinaciónes?

Una alucinación es una percepción de un sonido, olor, visión o sensación táctil o gustativa que no están presentes. Es la sensación sin ningún estímulo que lo origine en el mundo físico.

La palabra alucinación tenía dos connotaciones etimológicas  – soñar y estar angustiado – se deriva del latín allucinatio que significa “quedar confundido o desvariar”.

Las alucinaciones son altamente idiosincrásicas, en su gran mayoría son pasajeras, irreales y desconcertantes.

Pueden estar matizadas por la cultura, las creencias y la religión, en ocasiones pueden implicar ciertas particularidades como el haber sido bendecido por espíritus especiales.

Tipos de alucinaciones

Hay varios tipos de alucinaciones y múltiples teorías sobre su causa.

Las alucinaciones sensoriales pueden incluir:

  • Oír voces de personas muertas o seres míticos;
  • La sensación de insectos arrastrándose sobre o por debajo de la piel;
  • La visión de ángeles o hadas bailando alrededor de luces brillantes;
  • Ver un lago de agua dulce cuando se tiene sed en el desierto.

La alucinación no deben confundir con la ilusión o con el delirio.

Una ilusión es una reacción real a una sensación real pero con atribución errada. Todos hemos sentido alguna vez fascinación con alguna ilusión visual o con los ilusionistas, los cuales  parecen realizar proezas imposibles con todos observando a su alrededor.

Un delirio es una reacción real a una sensación real cuya causa es atribuida a algo que es irreal, imposible, extraño o sobre valorado, es una falsa creencia que se basa en una inferencia incorrecta relativa a la realidad externa, que es firmemente sostenida, a pesar de lo que todo el mundo cree y a pesar de las pruebas o evidencias en su contra.

La causa de las alucinaciones se asocia con varios factores, entre ellos:

  • El sueño (en particular su deprivación)
  • El uso de ciertas drogas (como los alucinógenos)
  • La enfermedad mental (especialmente las psicosis)
  • Enfermedades neurológicas muy específicas. Algunas son leves y comunes como las alucinaciones hipnagógicas (que ocurren entre la transición entre la vigilia y el sueño, cuando nos estamos durmiendo) y,
  • por oposición las hipnopómpicas (que suceden entre el sueño y la vigilia, cuando nos estamos despertando).

A menudo y debido al uso de drogas muy específicas, las personas pueden presentar algunos tipos muy extraños de alucinaciones como la cromatopsia que implica ver a todo el mundo y todo como si fuera del mismo color.

Otro tipo es la alucinación Liliputiense o ver a gente imaginaria en miniatura, a menudo acompañado de agradables sensaciones y su contra parte las alucinaciones Brobdingnagian o ver a todos como gigantes.

imagen: los viajes de Gulliver
imagen: los viajes de Gulliver

Las pseudo-alucinaciones se producen cuando una persona experimenta vívidamente una alucinación pero tiene consciencia de ello o sea reconoce la ilusión.

Los episodios alucinatorios pueden seguir un patrón: en primer lugar sentir algo así como un sonido o un recuerdo en particular el cual desencadena la alucinación, la persona puede entonces realizar una prueba de realidad y comenzar a creer que si lo es, la fantasía, distorsión y la irrealidad continúa y crece hasta confundirse con la percepción real.

 

Alucinaciones auditivas

Es quizás el síntoma más asociados con las alucinaciones, se le asocia con la locura,  este tipo de fenómeno es frecuente en los episodios esquizofrénicos y es ampliamente descrito en los manuales diagnósticos,  la persona oye como un comentario donde una o más voces especificas identificables o no se refieren a él o lo que le sucede, cuando los demás presentes no pueden oír nada.

Algunos los que viven este tipo de experiencias parecen estar forzados a escuchar dichas voces, mientras les hablan sobre ellos mismos, a veces las conversaciones pueden cesar momentáneamente cuando interactúan con otros o pueden empezar a gritarle a personas que no están presentes físicamente.

El escuchar voces se produce con menos frecuencia cuando el individuo conversa con personas presentes realmente, por tanto se oyen voces más a menudo cuando se está solo.

Otro tipo de alucinación auditiva es escuchar música, a menudo aquella que es familiar y tiene poderosas connotaciones emocionales, esto se puede ocurrir cuando ha oído música a muy alto volumen por periodos largos de tiempo.

 

Alucinaciones visuales

Algunos individuos han reportado ver animales, objetos inanimados y personas que no están presentes, se pueden ver fantasmas o ángeles y algunas pueden implicar escenas muy complicadas o situaciones extrañas.

Algunas son solo visuales sin embargo hay personas en las cuales pueden ir acompañadas de alucinaciones auditivas, en estos casos quien experimenta esta situación puede sentir que le dan ordenes específicas.

Hay mucha clases de alucinaciones visuales muy específicas:

Dismegalopsia: ver objetos deformados conformas extrañas.

Micro y macropsia: ver objetos como si fueran más pequeños o más grandes de lo que en realidad son.

Alestesia visual: cambiar el lugar donde los objetos están en realidad.

Palinopsia: la percepción reiterada de imágenes tras la desaparición del estímulo visual que las originó.

PublicDomainPictures / Pixabay
PublicDomainPictures / Pixabay

Sus causas

Hay múltiples factores que pueden desencadenar una alucinación a menudo angustiante; cuando las personas se ven privadas de sus sentidos, en el desierto o encarcelados en celdas desprovistas de estímulos o por técnicas como el “lavado de cerebro” pueden llevar a ver u oír objetos inexistentes.

Las personas privadas del sueño, quienes completan largas jornadas de tareas monótonas como conducir una larga distancia, también pueden presentar alucinaciones.

Estas son las 5 causas más comunes para experimentar una alucinación:

Las drogas

Incluyendo el alcohol, la marihuana, la cocaína, el crack, la heroína y el LSD. En algunas culturas se incentiva el uso de sustancias psicoactivas naturales para inducir trances místicos (alucinaciones).

Fiebre alta

Especialmente en personas muy jóvenes o de la tercera edad.

Discapacidad sensorial

Tales como la ceguera o la sordera a menudo generan alucinaciones. Las personas que se quedan sordas a menudo reportan oír voces.

También es conocido el fenómeno del “miembro fantasma” que incluye experiencias como sensaciones como dolor o movimiento.

Enfermedad física grave

Algunas condiciones médicas pueden generar fenómenos alucinatorios como el cáncer cerebral o la insuficiencia renal o hepática, demencia tardía o el delirium tremens asociado al alcoholismo.

Trastorno psicótico severo,

Tales como la esquizofrenia o el trastorno de estrés postraumático (TEPT) quienes en ocasiones experimentan escenas de experiencias retrospectivas, cuando escuchan ciertos sonidos u olores, que los trasportan de nuevo al evento traumático, ya sea un accidente o trauma de guerra, pueden tener poderosas alucinaciones o flashbacks de eventos particulares.

En periodos de gran estrés y duelo algunas personas pueden escuchar voces tranquilizadoras que calman sus sentidos.

Neurocientíficos saben que al estimular determinadas áreas del cerebro pueden inducir alucinaciones tales como sensaciones de entumecimiento, hormigueo, calor, sentir agua corriendo, además pacientes con lesiones cerebrales o daños degenerativos pueden experimentar alucinaciones olfativas (casi siempre desagradables) o auras gustativas que pueden ser agradables o desagradables.

Ciertos problemas neurológicos como la epilepsia o la enfermedad de Ménière se han asociado con alucinaciones muy específicas, a menudo extrañas.

 

Diagnóstico

El diagnóstico diferencial de las alucinaciones inicia con una revisión sistemática y estructurada de la historia de clínica para tratar de determinar la causa principal de las alucinaciones.

Hay que determinar la causa principal de estas, es necesario indagar sobre su naturaleza especifica

  • ¿Qué siente?
  • ¿Cuándo ocurrió por primera vez?
  • ¿Cuándo ocurre por lo general?
  • ¿Por cuánto tiempo han estado presentes?, etc.

A continuación se indaga por el uso de alcohol y uso de sustancias psicoactivas y medicamentos.

También es necesario indagar por eventos traumáticos y emocionales, así como evidencia de factores concomitantes físicos tales como agitación, confusión, dolores de cabeza y vómitos.

 

Teorías explicativas

Teoría freudiana

Las alucinaciones pueden ser proyecciones de los deseos inconscientes o deseos reprimidos.  Lo que el individuo experimenta como real puede ser algo que se siente pero no se puede expresar por su naturaleza inconsciente.

Teorías cognitivas

Apuntan a problemas en el procesamiento de la información, en particular de la metacognición – capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas – las alucinaciones pueden ser malas interpretaciones de la conducta de los demás.

Psicobiología

Plantean que las alucinaciones son el resultado de un déficit en los estados del cerebro producto del daño o desequilibrio químico.

Se han identificado regiones cerebrales y procesos químicos que conllevan a las alucinaciones, sin embargo, no llegan a explicar porque un individuo en particular tiene una alucinación específica.

publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.