Matlachu / Pixabay

Última modificación:

Si cuando siendo niño te preguntaron aquello de… ¿Quién quieres ser de mayor?, ¿en quién te gustaría convertirte? tú hubieras respondido… “¡quiero ser yo mismo, y nadie más!” la historia de tu vida en este momento, sería muy diferente.

La aceptación es el principal pilar de cualquier terapia psicológica. La mayoría de los problemas y conflictos emocionales provienen de una profunda falta de aceptación de uno mismo, de la situación presente o de como es el otro.

El ego siempre desea que las cosas sean como el desea, de ahí que mucho de mis pacientes se pongan nerviosos cuando les presento una gran lámina con la siguiente frase:

“La vida, las personas y las cosas son como son, no como tú quieres que sean”

El ego rechaza la aceptación plena y profunda de lo que es. Y en ese rechazo, intenta continuamente cambiar la situación, cambiarte a ti mismo, cambiar a tu pareja… Intenta controlar la realidad que está más allá de su control, y en ese nefasto intento lo único que consigue es crear sufrimiento.

No te imaginas del sufrimiento que te desprenderías si aprendieras a aceptar. Pero aceptar de verdad, no dejando el concepto solamente en tu mente.

Acepta que eres como eres, con tus luces y con tus sombras.

Acepta que no eres feliz.

Acepta que los miedos tienen el control de tu vida.

Acepta que tus carencias emocionales ocasionan un gran sufrimiento en tu vida.

Acepta que nunca has llevado la vida que has deseado, sino la que otros construyeron para ti.

Acepta que tienes que aceptar y dejar de autoengañarte, de justificarte y de crear una realidad que no existe.

Debes saber que todo aquello que aceptes plenamente, será lo que llegue a transformarse. Y que todo aquello con lo que te peleas, a lo que te resistes, con lo que te enfadas y te resignas, persistirá, se anclará, y se hará más fuerte.

Entonces, ¿qué sucederá si rechazas continuamente tu tristeza? Que esta se anclará en tu cuerpo, en tu mente y en tu vida. Cuanto más te digas a ti misma, “no debería sentirme así, no tengo motivos para ello, no se apreciar y vivir la vida” más fuerte se hará la tristeza.

Sin embargo, si cuando sientes esa misma tristeza la aceptas, la dejas entrar en tu cuerpo y quedarse, observarás como se diluye. Es como si al dejar de darle fuerza al sentimiento de tristeza este se aburriera y desapareciera. ¡Te invito a que lo pruebes!

Finalmente, consiste en dejar de controlar y en desear que las cosas sean como nosotros deseamos que sean, para que sean como tienen que ser. Darle libertad a las emociones para que fluyan…

¿Y qué sucede cuando no aceptas tu físico, tu cuerpo, tu rostro, tu altura o tu peso? Probablemente te sientas muy identificada o identificado con esa situación, pues los mensajes de la sociedad y la publicidad te han hecho creer que tu valía está en tu físico. Que sin un determinado aspecto, no te querrán ni aceptarán.

¡Todo es una falacia de la publicidad! Puedes decidir seguir creyéndotelo o comenzar a construir creencias más sanas.

Cuando comiences a aceptarte tal cual eres – sin aditivos-,  a dejar de comparte con el resto de personas que crees más guapas, atractivas e inteligentes que tú, las cosas cambiarán.

Cuando dejes de intentar adelgazar mediante una y mil dietas, y aceptes que tu peso no determina tu valía, probablemente es cuando puedas adelgazar de una forma sana y saludable.

Cuando comprendas que tu miedo a que el resto del mundo te juzgue y critique no es ni más ni menos que el juicio que tú te aplicas sobre ti mismo, las cosas cambiarán.

La aceptación transforma la vida de las personas, hace que vivan más calmadas y felices y que sientan la vida en su plenitud tal cual viene, sin desear nada distinto. Aceptar significa confiar en la vida y confiar en uno mismo.

Acepta mediante el decreto de todo es perfecto tal cual es. Baja las armas y deja de luchar, de pelear, de enfadarte y resignarte.

Te invito a que abandones el sufrimiento inútil que has creado por pretender que las cosas sean diferentes a como son, mediante la ACEPTACIÓN.

publicidad

6 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.