… a las victimas

vesnazajchenko / Pixabay

Sigue comparándote y escuchando esa vocecita interior de que no eres suficientemente buena y solo si te adaptas , si te esfuerzas, si …, entonces habrá un mendrugo de amor, de tus padres quizás en tu infancia, de los que tengas alrededor, quizás ahora.

Sigue ahí mendigando y morirás, es posible que no físicamente del todo pero tú te sientas muerta por dentro.

Ser víctima es también una distorsión cognitiva, tu cerebro extrae inconscientemente de cada instante aquella información que confirma tu creencia, se focaliza, y luego la generaliza, la magnífica, la convierte en verdad.

Siempre me rechazan, ¿Siempre? ¿Cómo específicamente? ¿Quién o quiénes? ¿Cuándo?

Es una adicción y tenemos que saberlo para no recaer cuando iniciemos el camino de subida. La química cerebral lo sostiene, y el cerebro es adicto a su propia química.

Siempre te faltara algo, y lo que seas y hayas sido ira contigo, no hay lugar al que huir, empieza a concentrarte en lo que tienes, no en lo que te falta, y en la alegría del momento, trabájate cada instante y no dejes que los pensamientos improductivos ocupen tu mente.

¿Cómo?, decidiendo que son improductivos y no aportan, eligiendo las emociones que quieres sentir, poniendo limites y enfrentando las cosas, ya que la verdad directa te permite ser libre.

Escoge el momento, el enfrentamiento te debilita, te mata te convierte en víctima.

Concentrarse y focalizarse en lo positivo, de cada día, extraerlo, anotarlo, agradecerlo, veintiún días de alegría y agradecimiento es un comienzo.

Disfrutar del ahora, de cada instante sin anticipar nada es nuestro objetivo en la vida, es iluminación. El resto es auto flagelarse, Ego, e insania mental.

Hacía años que no disfrutaba de la vida, siguiendo los programas del clan, y ahora sé que debo seleccionar la enorme fortuna, y el enorme poder de cada instante.

La locura es seleccionar las malas conversaciones, el daño, el juicio.

Podemos elegir y verlo de otra manera, selecciona, elije lo positivo del día, ELIGE seleccionar la felicidad.

Un dibujo hiperrealista de Catherine Hendry

No me hables de tus circunstancias, pudo el padre de Ana Frank seleccionar la felicidad en medio de la muerte y el horror, tú también puedes.

Puedes ver las caras de intensa y genuina alegría en un poblado de Nepal o India, yo pude.

La felicidad es una actitud

No depende de las circunstancias es una actitud, la felicidad es una actitud y eso solo depende de ti.

Todos los que son víctimas nacen en un entorno que te programa para serlo un poco más cada día y a partir de ahí te enorgulleces de tu resistencia, o lloriqueas buscando alguien que te rescate, son las dos caras de la misma moneda.

Puedes elegir no ser más una víctima, escogiendo los momentos buenos, escogiendo la gratitud como opción de vida, disfrutando el momento, paladear ese instante como lleno de belleza y plenitud,  focalízate en ese desayuno, en ese baño de agua caliente, elige que te gusta ese clima, ¿porque no? Ya elegiste lo contrario puedes volver a escoger.

Yo tengo un amigo que por trabajo le tocan siempre las zonas más inhóspitas de la tierra, y siempre que le preguntas te contesta genial, me lo pase genial que sitio más chulo, vi focas, volé contra viento, e hice cosas sorprendentes, te lo cuenta con una alegría que piensas en replantearte tus próximas vacaciones.

Tengo otro que viaja en los mejores hoteles del mundo a destinos paradisiacos y cuando te lo termina de contar ya no quieres ir.

Selecciona la alegría y olvídate de falsos gurús, la verdadera alegría no es entusiasmo loco, ni ego espiritual, el entusiasmo es un sucedáneo que se refleja luego en los juicios.

La alegría no tiene juicios.

COMPARTIR
Artículo anterior¿Por qué está tan de moda el sadomasoquismo?
Artículo siguiente¿Por qué para algunas personas es más fácil el perdonar?, una respuesta desde la neurociencia
Arantxa Pisón

Me llamo Arantxa , soy Psicóloga , Especialista de bioneuroemocion, Coach por la I.C.F, EMDR, EFT, Facilitador PSYCH-K, Máster en PNL, Hipnoterapeuta, Naturopata…..
Este es un viaje , el viaje en el que quiero hacer llegar a todos la esperanza de que si se puede, de que da igual las cartas que te hayan tocado, y los padres, infancia, amores que hayas vivido, la edad que tengas, lo que te hayan hecho creer sobre ti, y si tu vida ha sido tan dramática que piensas que con eso es imposible remontar.
¿Quién soy en este camino?, una de las muchas personas que ha estado dormida y que cada día esta mas despierta, una que ha estado muy enferma y ahora está sana, una que ha sido golpeada millones de veces, que conoce la conciencia de víctima como nadie y sabe lo que supone abandonarla, que ha descendido por las profundas simas de la depresión, y la falta de esperanza, que sabe lo que son las noches oscuras del alma.

Deja un comentario