¿Por qué realizar una actividad física regular es importante para nuestra salud mental?

Realizar una actividad física constantemente no sólo es bueno para la salud del corporal, también lo es para el bienestar en general, la inactividad por el contrario resulta perjudicial para el cerebro y para la salud.

Estas son algunas de las investigaciones que existen sobre la relación entre el ejercicio físico y los que beneficios conlleva para el cerebro.

La inactividad cambia la estructura cerebral

Esto resulta una mala noticia para aquellos que viven un estilo de vida sedentario, más cuando el mundo moderno y tecnología propicia formas de relacionarnos con el mundo más pasivas, lo que resulta no solo en un riesgo de enfermedades del corazón, lo cual en si no es ninguna novedad, pues es conocido que la actividad física regular contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, la investigación reciente sólo da pistas sobre como exactamente funciona este vinculo.

Una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad Estatal de Wayne, recientemente encontró que las ratas que fueron sedentarias mayormente, durante un periodo de casi tres meses presentaron cambios físicos en la estructura de su cerebro, como resultado, algunas de las neuronas de las ratas empezaron a presentar ramificaciones adicionales –   las neuronas ayudan a conectar el sistema nervioso simpático, donde se regulan muchas de nuestras funciones físicas involuntarias, tales como la respiración, tener demasiadas ramificaciones, como les ocurrió a estas ratas, puede llevar a la sobreestimulación del sistema nervioso.

Los investigadores analizaron la sección de la Médula Ventrolateral Rostral del Cerebro (RVLM), esta es la parte de nuestro cerebro que funciona con el Sistema Nervioso Simpático y nos ayuda a mantener el ritmo cardíaco regular y evitar problemas como la hipertensión.

Fuente: Nature.com

Una de las actividades reguladas por el Sistema Nervioso Simpático (SNS), es la constricción de los vasos sanguíneos para mantener el flujo regular de sangre y presión arterial regulada.   Los investigadores hallaron que la inactividad afecta esta función del SNS, lo que podría explicar porque la inactividad lleva a la hipertensión arterial y a un mayor riesgo de enfermedades del corazón.

Y aunque las ratas no son lo mismo que los seres humanos, este estudio señala una posible orientación sobre nuevas investigaciones sobre los peligros de una vida sedentaria.

 Cómo el ejercicio es benéfico para nuestra mente

Estos son algunos de los beneficios que aporta la actividad física a la salud mental según algunas investigaciones científicas a parte de evitar los problemas que acarrea el sedentarismo.

 1 el ejercicio mejora nuestra salud mental

El ejercicio ha demostrado que mejora la salud mental, en especial en aquellas personas que padecen de depresión o trastornos de ansiedad, así lo revela una investigación realizada por Stephens, T.  Los resultados más sorprendentes se han producido en personas que en su mayoría eran sedentarias y han adoptado una rutina de ejercicio regular.

Además se halló un efecto positivo importante en mujeres y en personas mayores de cuarenta años, los resultados indican un mejor estado de ánimo, mejor bienestar general y menos o más bajos síntomas de depresión o ansiedad.

 2 El ejercicio disminuye el riesgo de enfermedad

Múltiples estudios demuestran que la actividad física regular es eficaz en la prevención de diferentes enfermedades crónicas, incluyendo la enfermedad cardiovascular, la diabetes, el cáncer, la hipertensión, la obesidad y la osteoporosis.

La siguiente imagen ilustra cómo el ejercicio moderado es suficiente para disminuir el riesgo de enfermedad y muerte prematura:

Fuente: Sciencebasedrunning.com

Otras investigaciones también han revelado que el ejercicio puede reducir el riesgo de accidentes cerebro vasculares.

3 El ejercicio regular puede mejorar el sueño

Un estudio con personas que padecen insomnio encontró que después de cuatro meses de ejercicio regular, los participantes podían dormir en promedio unos 45 minutos más de lo que hacían anteriormente por la noche.

Aunque los resultados no demuestran que los participantes durmieran necesariamente mejor la noche después de que se ejercitaron,  el estudio se demostró, como la actividad efectiva y regular, puede en el largo plazo mejorar el tratamiento contra el insomnio.

El ejercicio también puede ayudar a quienes no tienen problemas del sueño, la actividad regular generan un sueño de mayor calidad comparado con los que no practican ningún tipo de ejercicio.    En particular el ejercicio de alta intensidad puede mejorar la eficiencia del sueño.

tpsdave / Pixabay

 4 El ejercicio puede reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo

La actividad física vigorosa no solo mejora el sueño, sino que también se correlaciona con niveles más bajos de ansiedad.   Lo cual no quiere decir que el ejercicio sea necesariamente la causa de los bajos niveles de estrés de los participantes, pero sin duda se correlaciona con ello, además de los otros beneficios que acá se han enumerado.

La actividad física en conclusión reduce el estrés, mejora la calidad del estado de ánimo, la confianza y la autoestima, tiene efectos positivos extra como ayudarnos a reflexionar y razonar de forma más inteligente y creativa, son algunas razones más para pararse del sofá y empezar a ejercitar nuestro cuerpo.

Deja un comentario