Última modificación:

Los bebés que nacen antes de término se enfrentan a un mayor riesgo de problemas neurológicos y psiquiátricos los cuales pueden deberse a conexiones débiles en redes neuronales vinculadas con la atención, la comunicación y el procesamiento de las emociones, según los resultados de una reciente investigación.

El estudio incluyó imágenes cerebrales de bebés pretérmino y de término, los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, se centraron en las diferencias en el cerebro que pueden ser la causa de este tipo de problemas.

La investigadora principal Cynthia Rogers, MD, profesora asistente de psiquiatría infantil, dijo al respecto:

El cerebro es particularmente ‘plástico’ muy pronto en la vida y potencialmente podría ser modificado por la intervención temprana,   por lo general no podemos comenzar con las intervenciones hasta después que se desarrollan los síntomas, pero estamos tratando de  desarrollar medidas objetivas del desarrollo cerebral en los bebés pretérmino que nos pueden indicar si un niño probablemente tenga problemas posteriores para poder intervenir con apoyo adicional y terapia desde el principio para tratar de mejorar su pronóstico.

Uno de cada nueve niños en Estados Unidos nace antes de termino y por lo tanto, con un mayor riesgo de dificultades cognitivas, problemas con las habilidades motoras, y el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastornos del espectro autista y ansiedad.

Para tener una mejor idea sobre cómo el nacimiento pretérmino afecta al cerebro, Rogers, en conjunto con el autor principal del estudio, Christopher D. Smyser, MD, profesor asistente de neurología pediátrica, y sus colegas del Laboratorio de Investigación del Desarrollo Neonatal de la Universidad de Washington, emplearon imágenes de resonancia magnética funcional y de tensor difusión cerebral para comparar a 58 bebés nacidos a término con 76 niños nacidos con por lo menos 10 semanas de anticipación.

Cada bebé nacido a término fue escaneado en su segundo o tercer día de vida. Cada bebé pretérmino, por su parte, recibió un escáner cerebral pocos días después de la fecha prevista de su término.

Los investigadores encontraron que algunas redes neuronales clave – tales como aquellos que participan en la atención, la comunicación y la emoción – eran más débiles en los bebés pretérmino, lo cual ofrece una explicación al por qué los niños nacidos prematuramente pueden tener un riesgo elevado de trastornos psiquiátricos.

«Hemos encontrado diferencias significativas en los tractos de materia blanca y anormalidades en los circuitos neuronales en los bebés nacidos pretérmino, en comparación con las de los bebés nacidos a término«, afirmó Rogers, que trata a pacientes en el Hospital de Niños de St. Louis.

Los tractos de materia blanca del cerebro permiten que los axones conecten las regiones cerebrales para formar redes. Los investigadores también encontraron diferencias en las redes del cerebro en estado de reposo de los bebés prematuros, especialmente en un par de redes previamente implicadas en el aprendizaje y problemas de desarrollo.

Escáneres cerebrales de bebés prematuros
Comparación entre los escáneres cerebrales de los bebés nacidos a término y los que nacieron con al menos 10 semanas de anticipación, muestra las diferencias en la actividad de las redes neuronales. Las áreas rojas y amarillas representan la actividad coordinada. En los bebés pretérmino, las áreas rojas son más pequeñas debido a una menor actividad coordinada entre dichas regiones. 

Entre estas redes en estado de reposo es por defecto la red, que tiende a ser más activa cuando la gente está menos activa.

Una de las mayores diferencias entre bebés de término y pretérmino fueron descubiertos en esta red y en la red frontoparietal.

Ambas abarcan los circuitos cerebrales asociados con la emoción y anteriormente se han relacionado con TDAH y trastornos del espectro autista.

Al respecto Rogers dijo que estas anomalías de circuitos cerebrales probablemente contribuyen a los problemas que se materializan cuando los niños son mayores.

Para confirmar si esto era cierto, Rogers y sus colegas continuaran realizando un seguimiento a los bebés, con evaluaciones de seguimiento completadas cuando cumplieron los 2 años y nuevamente cuando tenían 5 años aproximadamente, los investigadores planean otra serie de escáneres cerebrales cuando los participantes del estudio original tengan edades entre los 9 o 10 años.

«Estamos analizando los datos que hemos reunido, pero queremos tener a los niños de regreso cuando tenga 9 o 10 años y su desarrollo continúe, queremos observar la evolución de su desarrollo cerebral, comparando los que fueron bebés a término en comparación con los prétermino, además queremos saber cómo esto pudo afectarlos, quienes sufrieron deterioro y quiénes no.»

Esta información puede resultar de ayuda para comprender las anormalidades del cerebro de los bebés pretérmino y potencialmente cambiar el curso de su desarrollo.

Este artículo se reproduce con información proporcionada por la Universidad de Washington.

Fecha de publicación: 18 de octubre de 2015

Crédito de la imagen: Washington University School of Medicine

publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.