¿Que es la alfabetización emocional?

Es la educación encaminada hacia la adquisición de la habilidad de reconocer, entender y expresar adecuadamente las emociones.

Es tan importante como la alfabetización verbal y así como esta es la base de la lectura y la escritura, la educación emocional es la base para percibir y comunicar emociones, es aprender el alfabeto, la gramática y el vocabulario de nuestra vida emocional.

Las emociones son una parte integral de nuestro ser, estas nos permiten responder a la vida de forma “humana”, tanto la ira, la felicidad, el miedo, el amor y la soledad nos hacen sentir vivos, las emociones influyen en nuestros pensamientos y acciones, inspiran nuestras necesidades, afectan a nuestros cuerpos y determinan nuestras relaciones con los otros.

La alfabetización emocional es un lenguaje profundo y al alcance de todos, se puede implementar rápidamente, con seguridad, no es costosa (no requiere inversión en equipos o tecnología),  tiene un efecto duradero y es una de las mejores inversiones que los padres pueden realizar por sus hijos puesto que solo requiere tiempo y dedicación.

Gran número de problemas de la sociedad actual se deben, al menos en parte, a las personas que son incapaces de comprender y expresar adecuadamente sus emociones y las de los demás.

En este sentido la alfabetización emocional es una herramienta preventiva, que podría ayudar a resolver muchos problemas sociales, tales como la violencia, el abuso de drogas, relaciones disfuncionales, racismo, xenofobia e incluso conflictos sociales globales.

Las personas con una alfabetización emocional son capaces de manejar sus emociones de una forma positiva, asumen sus relaciones adecuadamente y tienen una mejor calidad de vida.

 ¿Por qué la alfabetización emocional es importante?

El hogar es la primera escuela emocional, por tanto cuando los niños entran en la escuela traen consigo todos esos aprendizajes positivos o negativos, sociabilidad, rivalidades, modos de resolver las dificultades.

Cuando el hogar no es capaz de ser un influenciador positivo en la formación de las emociones se corre el peligro de una limitación en el desarrollo emocional-social, el cual conlleva la desadaptación, el abandono escolar, el bajo rendimiento, las conductas violentas y otras dificultades.

La alfabetización emocional es una herramienta preventiva, que podría ayudar a resolver muchos problemas sociales, tales como la violencia, el abuso de drogas, relaciones disfuncionales, racismo, xenofobia e incluso conflictos sociales globales.

Mientras más temprano se inicien los procesos de enseñanza-aprendizaje de las habilidades sociales mejores serán los resultados, en este sentido la escuela juega un una función social que debe estar acorde a las nuevas realidades del mundo actual.

El reto consiste en que las escuelas no fueron diseñadas para la alfabetización emocional y por lo general no cuentan con espacios ni tiempo para ello.

 Noción de competencia emocional

Según Goleman, por competencia emocional se entiende la capacidad de expresar nuestros propios sentimientos del modo más adecuado y eficaz, posibilitando la colaboración en la consecución de un objetivo común.

La competencia emocional se puede dividir en dos apartados o categorías relacionados:

  • Competencia emocional-personal: relación que tenemos con nosotros mismos.
  • Y competencia emocional- social: relaciones que establecemos con los demás.

Competencias emocionales-personal-social Recientemente Daniel Goleman sobre la base de las últimas investigaciones realizadas, ha propuesto un nuevo modelo por el cual la Inteligencia Emocional estaría integrada por cuatro factores básicos:

  • La capacidad para darse cuenta y tomar conciencia (self-awareness).
  • La capacidad de automanejo, control y autorregulación (self-management).
  • La capacidad de darse cuenta de los otros, de su comportamiento y del impacto del nuestro sobre ellos (social-awareness).
  • La capacidad para influir y manejar las relaciones con los demás (relationship management).

Como alfabetizar emocionalmente

La base de la educación emocional es la construcción de una relación cálida y positiva entre estudiante-educador, una vez que la confianza se ha desarrollado, el docente puede centrarse en el diseño de métodos de enseñanza en el aula de clase, el aula debe estar dispuesta para facilitar la interacción social y el juego.

La instrucción debe abordar explícitamente el desarrollo personal y emocional, tales como unidades alrededor de rasgos de carácter específicos.

El objetivo de las intervenciones sociales y emocionales en el aula de clase es ayudar a los estudiantes a expresar sus sentimientos y así desarrollar su inteligencia emocional, para ello pueden utilizar estrategias tales como las preguntas reflexivas, promoción de la honestidad total, lecturas que fomente el modelado de emociones, las artes también resultan útiles, los estudiantes pueden expresar sus sentimientos a través de espectáculos como los títeres o dibujar imágenes, los profesores deben apoyar el desarrollo de un vocabulario que les permitan a los escolares expresar sus sentimientos en palabras.

Lucas J. J. Malaisi: Promoviendo el cambio educacional “desde adentro”

Referencias:  teachforall.org, mindful.org, edutopia.org, Castro, A. Alfabetización emocional: la deuda de enseñar a vivir con los demás Daniel Goleman LinkedIn

Deja un comentario