¿Cómo se desarrolla nuestro sistema de creencias y cómo va cambiando a lo largo de nuestra vida?, ¿por qué unas creencias perpetúan en nuestra mente mientras otras se esfuman?, ¿por qué unas personas tienen más flexibilidad qué otras para alterar sus convicciones?, y… ¿bajo qué circunstancias es más probable cambiarlas?

Los tres Cristos de Ypsilanti relata el experimento que el psicólogo Milton Rokech llevo a cabo en el manicomio estatal de Ypsilanti, (Michigan) con tres pacientes que creían poseer la misma identidad: ser Jesucristo.

Estos tres hombres fueron Joseph Cassel, de 58 años, carácter afable y con más de veinte años de internamiento en centros psiquiátricos, Clyde Benson, de 70 años y afectado de demencia. Y el más joven, Leon, de 38 años, educación cristiana y criado por una madre afectada por problemas mentales.

La hipótesis principal del Dr. Rokech partía de investigar que sucedería si se enfrentaba a tres personas que creían tener la misma identidad. ¿cómo afectaría a su sistema de creencias?, ¿persistirían en las mismas, o las cambiarían para disminuir el malestar asociado?

El libro Los tres Cristos de Ypsilanti relata minuciosamente la investigación llevada a cabo durante dos años en los cuales el psicólogo va cambiando de estrategia y observando lo que sucede entre los tres pacientes cuando son enfrentados a sus mismas identidades. A través de la confrontación, Milton pretendía agrietar la identidad paranoica de los tres pacientes, para dejar que penetrara un ápice de razón y cordura.

Llevar a cabo la hipótesis del Dr. Rokeach hizo que semana tras semana aumentaran las disputas y la tensión entre los tres hombres hasta llegar a la agresión física.

Al cabo de los meses, la relación se fue transformando hacia una mayor cercanía entre los tres hombres, dejando de lado la disputa religiosa e incluyendo en sus conversaciones anécdotas personales. Este cambio en la relación no fue inducido por el psicólogo, simplemente emergió entre los tres hombres. Al parecer, habían aprendido a través de las sesiones y los enfrentamientos que la discusión religiosa no era propicia para una convivencia pacífica.

La investigación pasa por diferentes fases en forma de intentos del Dr. Rokeach de fragmentar las creencias de los tres hombres, ayudándoles a alcanzar una lucidez que parecía convertirse en utopía con el paso del tiempo.

¿Cuáles fueron los resultados de este interesante experimento?, ¿logró el psicólogo Milton la cordura y el abandono de la creencia de estos tres hombres que creían ser Jesucristo?

Leer Los tres Cristos de Ypsilanti significa adentrarse en un fascinante experimento social que por momentos se antoja más como una obra de ciencia ficción novelada, que como un experimento real sobre la locura.

Deja un comentario